La liberalización del mercado eléctrico no está teniendo efectos en Aragón

Desde el día 1 de enero de 2003 el mercado eléctrico español quedó liberalizado. Casi un mes después poco o nada ha cambiado: los hogares aragoneses siguen fieles a su antigua compañía eléctrica (ERZ-Endesa), y los distribuidores no se han enzarzado en una batalla de precios para buscar clientes. En general las cinco grandes compañías ofrecen servicios adicionales más que ofertas en la tarifa.

El proceso de liberalización en el mercado doméstico de electricidad está resultando más bien minoritario. Según ERZ-Endesa, distribuidor monopolista hasta el 1 de enero del mercado aragonés, han sido muy pocos los clientes que hasta el momento han manifestado su voluntad de cambiar de compañía. Y es que los procesos liberalizadores en este tipo de servicios no suelen ser masivos, al menos en una primera fase. No es una actitud exclusiva del mercado aragonés: la situación es extrapolable a cualquier región española.

Las compañías tampoco se han terminado de adaptar al nuevo mercado libre; en España existen cinco grandes empresas: Endesa, Hidrocantábrico, Unión FENOSA, Gas Natural e Hiberdrola, que buscan la competencia en servicios adicionales, ofertando por ejemplo electricidad y gas conjuntamente, seguro de hogar, etc. La razón es que la tarifa eléctrica española es de las más bajas de Europa, por eso las compañías no buscan competir en precios tanto como en servicios.

El cambio de compañía eléctrica se efectúa de un modo similar al de la telefonía, que ya ha vivido su liberalización en España: hay que comunicar a la distribuidora actual la intención de cambiar de compañía, y una vez la baja sea efectiva, darse de alta en la nueva compañía escogida.

Comentarios