El túnel de las lamentaciones

Nuria Garcés

Sorprende, qué quieren que les diga, que lleguen las lamentaciones tantos años después. Que después de que hablamos del túnel de Somport desde hace diez años, o más, sea ahora, a escasas horas de su inauguración, cuando los vecinos franceses se solivianten, y aseguren que es una temeridad abrir semejante obra con la carretera que tienen al otro lado de la frontera.

Pues vaya novedad. Eso, nosotros, aquí en España, lo hemos dicho por activa y por pasiva, y no precisamente en los últimos tiempos. Que el valle del Aspe era un cuello de botella, que Francia no estaba haciendo nada por mejorar ese problema, que después de la envergadura de esta obra tan importante para España, para Francia y para Europa, se iba a quedar en un ?tunelillo? regional, a pesar de unir dos países.

Yo no sé cuánta fuerza han podido hacer ante su gobierno central desde el sur de esa Francia pentagonal, en la que tanta fuerza tiene París y las regiones próximas a Alemania, Suiza e Italia. Pero, desde luego, cuando aquí en Huesca y en Aragón hemos clamado y clamado porque se acelerasen las obras, (las del túnel y las de la carretera), ningún sonido nos llegaba desde el otro lado de los Pirineos. Solamente más exigencias de túneles de evacuación y de medidas de seguridad en el interior del túnel. Ahora los alcaldes y vecinos del valle del Aspe dicen que para inseguridad, la que van a vivir ellos en sus pueblos con el tráfico que se les avecina, y las malas condiciones de la ruta.

Y a tres días de la inauguración, convocan ruedas de prensa, se echan las manos a la cabeza, escriben al presidente de la República para contarle los desaguisados del túnel... Me pregunto si no ha habido tiempo. Si era necesario empañar, como lo van a hacer, esta inauguración. En Aragón, en la provincia de Huesca duele. Porque hemos puesto muchas esperanzas en este gran túnel de Somport. Nos hacía ilusión hasta que viniese el Rey Juan Carlos a la inauguración. Ahora entendemos por qué no. Las chapuzas, mejor soslayarlas.

Comentarios