Somport, puente ¿o barrera?

Cristina Pérez

El Camino de las Estrellas reflejado en la tierra. Y el Somport era, y es, una de sus constelaciones terrestres. En su momento la más importante, tanto, que un rey levantó un hospital, el de Santa Cristina de Somport, para dar acogida a los miles de peregrinos que entraban a estas tierras . Ese camino fue como una puerta abierta al mundo, un corredor que para unos era de paso y para otros destino y que ayudó a que este Pirineo creciera. El Somport sirvió de puente y no de barrera. Los tratados entre pastores y pueblos, el reconocimiento de las mugas y la amistad continuada entre ambos valles, ha sido la tónica general entre los vecinos.

Ahora, cuando una de las infraestructuras más importantes en el Pirineo está a punto de inaugurarse, los vecinos franceses están disgustados. Ninguna de las promesas que les hicieron sus politicos hace diez años, ninguna, se ha cumplido. Hasta el ministro de ramo Gilles de Robin, notará cómo le suben los colores cuando sus alcaldes, los de Aspe, no acudan al acto en señal de protesta. ¿Dónde están aquellas promesas de hace diez años en las calles de Pau donde miles de bearneses exigían el túnel?. Nuestros vecinos se sienten desasistidos e, incluso, rogaban que se retrasara la apertura hasta que sus vías estuvieran en condiciones.

La historia logró que una cordillera montañosa fuera un puente y eliminó con la cordialidad las barreras. Tampoco hay que olvidar que los hermanamientos con pueblos del otro lado de la frontera tuvieron en estas montañas su semilla o que en Jaca nació la Comunidad de Trabajo de los Pirineos. Pirene, de esta forma la bautizaron los griegos, Pirene esta triste estos dias. No es bueno que lo que para este lado es motivo de alegria, para el otro lo sea de penurias. Que el puente que tanto ha costado tender a lo largo de estos siglos, este fantástico puente, no lo echen abajo quienes , todavía, dudan de las ventajas de romper barreras.

Comentarios