Nueve de cada diez trabajadores están satisfechos con su empleo según la encuestas de calidad de vida

El nivel medio de satisfacción con el trabajo que realizan los ocupados del mercado laboral español puede calificarse de bastante alto, ya que nueve de cada diez trabajadores manifiestan estar satisfechos o muy satisfechos con su empleo.

Según un avance de los datos de la Encuesta de Calidad de Vida en el Trabajo (ECVT) 2002, elaborada por cuarto año consecutivo por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, los principales factores que intervienen en el nivel de satisfacción son el gusto por la realización de su trabajo, 26%, el compañerismo, 11,2%, el sueldo, 8%, y un buen horario, 7,4%.

EL GUSTO POR EL TRABAJO, PRINCIPAL MOTIVO

Si bien la tendencia a la satisfacción en el puesto ha ido consolidándose año tras año, la importancia que cada ocupado concede a las diferentes razones ha variado en este último año.

Así mientras el compañerismo, la independencia laboral y el desarrollo personal han perdido peso a la hora de valorar el nivel de satisfacción (0,6 puntos, 1,3 puntos y 1,5% puntos) existen razones como el gusto por el trabajo, tener un buen sueldo y la estabilidad laboral que lo han incrementado (1,5 puntos, 0,3 puntos y 1,5 puntos respectivamente).

De cada diez trabajadores encuestados, ocho encuentran satisfactorios aspectos concretos como el entorno físico, las condiciones de seguridad e higiene laboral y las relaciones personales con los compañeros; siete encuentran atractivo e interesante el empleo y la organización de su trabajo y seis se muestran conformes son su grado de participación en el mismo, y consideran satisfactoria su relación son los superiores jerárquicos.

Por su parte cinco de cada diez empleados manifiestan estar de acuerdo con su salario.

Los datos obtenidos reflejan que de cada diez encuestados, sólo uno declara aburrirse frecuentemente y considera que trabaja en condiciones peligrosas, y tres percibe su actividad como estresante, lo que significa que, en una escala de 0 a 10, el nivel medio de estrés se sitúa en 4,68 puntos.

La encuesta recoge igualmente una impresión mayoritaria (8 de cada diez) sobre la correcta relación entre el puesto de trabajo y la formación profesional que tienen.

SIETE DE CADA DIEZ HAN CAMBIADO DE EMPLEO

En relación con la movilidad tanto geográfica como laboral, los datos ponen de manifiesto que, de cada diez ocupados, siete han cambiado alguna vez de empleo movidos, fundamentalmente, por el interés de mejorar económicamente, y que casi ocho trabajan en la actualidad en la misma comunidad autónoma en la que nacieron.

El apartado dedicado a la conciliación de la vida familiar y laboral arroja como conclusión que más de cuatro de cada diez mujeres asumen solas las tareas domésticas, mientras que sólo uno de cada diez varones realiza en solitario dichas tareas.

El cuidado de los hijos menores de doce años es compartido por el 50 % de las parejas, sin embargo cuando esa tarea no es compartida, el 35% de las mujeres ocupadas lo asumen en solitario frente al 2% de los varones.

Si en el entorno familiar hay personas mayores que requieren cuidados, el 38% de los ocupados comparten con su pareja la atención a dichas personas. Por el contrario, cuando se asume en solitario las diferencias por sexo vuelven a ser notables, un 53% de mujeres frente a un 18% de hombres.

La ECVT 2002 es una investigación por muestreo cuyo ámbito es el territorio nacional, excepto Ceuta y Melilla, realizada durante 2002. El universo ha sido la población ocupada de 16 y más años de ambos sexos, que residen en viviendas familiares. El tamaño de la muestra ha sido de 6.020 ocupados, con un error de muestreo de aproximadamente 1,4% y un intervalo de confianza del 95%.

Comentarios