Barbastro se consolida como segunda ciudad con más habitantes de la provincia

2003011816 barbastro.jpg

Barbastro es la segunda ciudad con mayor número de habitantes de la provincia altoaragonesa, por detrás de la capital oscense. Según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística, a 31 de diciembre de 2002, el censo de la Ciudad del Vero registraba 15.420 habitantes, 353 personas más que a finales del anterior ejercicio. De ellas, el número de mujeres supera en más de tres centenares al de los varones. Muchos de estos nuevos habitantes proceden de los pueblos del Somontano.

A pesar de que durante varios años la población barbastrense permaneció estancada e incluso descendió, los últimos años han resultado muy positivos en este sentido, como explica el alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela. El primer edil achaca este incremento al traslado, por motivos laborales o familiares, de un elevado número de personas de otras localidades de la zona y de otras provincias españolas.

Incorporadas las altas del periodo 2002 y descontadas las bajas, según el Instituto Nacional de Estadística, a 31 de diciembre de 2002 la población es de 15.420 habitantes, de los que 7.898 son mujeres y 7.522 varones. Por tanto, el incremento asciende a 353 personas. El ejercicio anterior se cerró con un censo de 15.067 habitantes de los cuales 7.709 eran mujeres y 7.358 varones

Algunos de los municipios de la provincia, en especial aquellos más importantes, también han registrado incrementos. Monzón ha pasado de 14.844 habitantes a una población censada de 14.993, con 149 vecinos más. Fraga se ha situado en 12.565 habitantes, con incremento de 407 vecinos. Jaca ha pasado de 11.591 personas a 11.932; la evolución positiva se aprecia también en Sabiñánigo, que ha pasado de 8.295 vecinos a 8.586; el censo de Binéfar es de 8.484 vecinos y también se ha incrementado en 152 personas. En cuanto a otras localidades, Sariñena tiene una población de 3.996 personas, Tamarite, de 3.697; Graus, de 3.185; Almudévar, de 2.302 y Grañén, de 2.039, por citar el reflejo de las más significativas.

Comentarios