Plan forestal de Aragón

2003010808 plan forestal.jpg

El Plan Forestal que tiene programado el Gobierno de Aragón desde el inicio del actual mandato se compone de cuatro programas específicos destinados tanto a garantizar la explotación sostenible de los recursos naturales asociados a la biodiversidad (madera, caza, uso recreativo) como a la defensa de las principales amenazas que, con carácter extenso y multicausal, afectan a los sistemas forestales y al conjunto de la cubierta vegetal aragonesa: la erosión, los incendios forestales y la acción de parásitos y plagas.

Por otra parte, según recoge un documento del departamento de Medio Ambiente de la DGA, la gestión de estos recursos es una tarea que ha de ser llevada a cabo mediante un plan organizado a largo plazo y en el marco de una política que concilie las demandas que plantean los diversos grupos sociales (demandas de procedencia urbana frente a otras de origen rural), y que se reducen básicamente a compatibilizar la conservación de las características ecológicas con la obtención de las diferentes utilidades de los montes: de carácter protector y ecológico, económico y socioculturales. Este diferencial en la demanda se agrava en base a las desigualdades que existen entre el desarrollo socioeconómico en el medio rural y el urbano y que son particularmente relevantes si se tiene en cuenta el carácter de ?externalidad positiva? característico de los recursos forestales, lo que reclama una acción solidaria que, mediante la articulación de una serie de medidas políticas y económicas, y nuevas fórmulas de asistencia, fomento y estímulo a los propietarios, permitan compensar esta asimetría económica, desfavorable para el mundo rural.

Estas medidas, además de compensar los servicios ecológicos gratuitos que exportan los sistemas forestales, han de contribuir a ejecutar el Plan en la mayor parte posible de la superficie forestal aragonesa, dado que menos de la mitad de los montes de Aragón, los que gestiona la D.G.A., están disponibles para ejecutar las acciones que se deriven del Plan, salvo zonas de actuación urgente y prioritaria por riesgos evidentes y críticos.

El carácter integral del Plan deberá prolongarse en la elaboración, ya mencionada, de la Ley Forestal de Aragón, que actualice los postulados básicos de la gestión forestal a las nuevas realidades del medio natural y a las demandas sociales, así como la Ley de Vías Pecuarias de

EL PLAN DE ACCIÓN FORESTAL Y DE CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD EN ARAGÓN

El Programa de Ordenación y Gestión Forestal persigue específicamente el impulso a la Ordenación de Montes. En efecto, en los montes públicos gestionados por la D.G.A., este procedimiento preceptivo se llevó a cabo con cierta continuidad hasta principios de los años ochenta.

Desde entonces, o no se han elaborado más proyectos de ordenación de montes, o no se han actualizado las ordenaciones hasta entonces vigentes mediante las revisiones preceptivas; como resultado en la actualidad la práctica totalidad (el 98%) de los montes públicos de Aragón carece de un adecuado proyecto de ordenación, debidamente actualizado. Por otra p arte, los escasos montes ordenados lo han sido con alguna finalidad productiva, pero nunca se ha planificado a medio o largo plazo una selvicultura de mejora en un monte sin objetivos productivos preferentes.

Así mismo se prevé la realización continuada, sistemática y planificada, de trabajos selvícolas en las masas forestales. Tanto en coníferas como en frondosas, pero especialmente en las masas repobladas décadas atrás y carentes en su mayor parte de los necesarios programas de clareos y claras. Esta actividad se considera de especial importancia teniendo en cuenta su impacto sobre el tejido socioeconómico de los municipios y la eficaz defensa contra los incendios forestales que aporta.

Por su parte el Programa de Restauración de la Cubierta Vegetal y Ordenación Hidrológica-Forestal que se presenta tiene como objetivo fundamental la protección activa del complejo suelo-vegetación contra el proceso incesante de erosión y desertificación, que afecta con parecida intensidad tanto a la región biogeográfica mediterránea, por razones climáticas principalmente, y a la región alpina, por factores igualmente naturales aunque de índole topográfico en este caso. Esta protección activa pasa por la ordenación agrohidrológica en cuencas torrenciales, la vigilancia y control de los cambios de usos del suelo y la adecuada planificación de la intensidad de estos usos (pastoreo, infraestructuras, agricultura o producción maderera), para evitar incrementos peligrosos de las tasas erosivas normales.

PLAN DE ACCIÓN FORESTAL Y DE CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD EN ARAGÓN

El criterio fundamental de actuación será la intervención cuidadosa y precavida sobre el complejo suelo-vegetación, preferiblemente mediante Planes de cuenca o subcuenca hidrográfica (sustanciadas en Unidades Hidrológico Forestales) y dirigida en todos los casos hacia una mejora del capital ecológico de las formaciones vegetales.

En situaciones evolutivamente regresivas y graves del citado complejo, se acometerán repoblaciones de carácter protector, que en este caso, tenderán a ser arbóreas, por razones ya expuestas (cap.2 Parte I) pero sin descartar otras soluciones técnicas (utilización de especies arbustivas o mezclas de ambas).

Para todas estas actuaciones, tanto las de reforestación protectora como las diversas labores selvícolas, se prevé una estricta evaluación ambiental sobre su potencial impacto sobre la conservación de la biodiversidad, desestimándose en caso necesario. La citada evaluación podrá ser a través de Declaraciones de Impacto Ambiental, cuando resulte preceptivo, o en su caso, a través de la Evaluación Ambiental Estratégica de los citados Planes de Cuenca. Así mismo se tendrán en cuenta las conclusiones de los estudios a abordar sobre Modelos de Restauración de la Cubierta Vegetal en unidades geográficas homogéneas, una vez realizados (ver Programa VIII Investigación y Documentación).

El Programa de Defensa Forestal incluye todas las acciones destinadas a proteger los bosques y sistemas forestales en general de sus principales enemigos naturales, que en muchos casos resultan agravados por factores antrópicos: los incendios forestales, en los que la impredecibilidad a medio plazo de las condiciones mesoclimáticas y la multitud de factores de riesgo existente, impiden bajar la guardia, a pesar de la buena situación comparativa con regiones vecinas; y las plagas o enfermedades forestales de cualquier origen que originan igualmente cuantiosas pérdidas, tanto directas como indirectas, en las masas forestales. Además se ocupa de las acciones dirigidas a la defensa de la propiedad pública forestal, montes y vías pecuarias, en los aspectos referidos a su necesaria consolidación administrativa (clasificación y deslindes) y señalización en el terreno (amojonamientos).

PLAN DE ACCIÓN FORESTAL Y DE CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD EN ARAGÓN

El Programa de Caza y Pesca, finalmente, aborda el fomento de la riqueza cinegética y piscícola regional, mediante la planificación de los aprovechamientos y propone mecanismos que permitan la agilización de los procedimientos burocráticos y mejoras en la utilización de acotados, todo ello en base a una regulación reglamentaria suficiente y estricta que garantice la compatibilidad general de las actividades cinegética y piscícola con la conservación de la biodiversidad.

Comentarios