Medio siglo de ermitaña en el viñedo

Javier Gironella

Periodista

Se dice pronto, medio siglo o lo que es igual cincuenta años es más de media vida en cualquier persona y esos son los que ha pasado doña Consuelo Miranda Añaños, cuidando la Ermita del Viñedo, en esa amplia planicie del Abadiado de Huesca, allá a la sombra de Castillsabas.

Cincuenta años que empezaron el 10 de enero de 1953, aunque no se asentaría en la casa pegada junto a la Ermita hasta el día 17, junto con su esposo Pablo Sese, que era realmente el titular de la plaza de Ermitaño. Un opuesto en el que anteriormente le había precedido su padre y que luego, unos años más tarde, al fallecer don Pablo, Consuelo permanece en aquel lugar donde ha ido cubriendo el día a día del cuidado de la Virgen y de su entorno, con un amor y una dedicación imposibles de superar.

Doña Consuelo es una joven de más de ochenta años, que sigue manteniendo genio y figura, sin tiempo para aburrirse y combinando las tareas propias de su puesto de ?santera?, el cuidado de un pequeño huerto que le aporta la satisfacción de disponer de sus propias verduras y en las largas tardes de invierno el ganchillo y las labores preparando el ajuar para sus nietos, cuyas fotos le acompañan de forma permanente en la moderna cocina-comedor de la que dispone tras que la Cofradía hiciese obras de mejora en la casa.

Sin miedo de quedarse sola en aquel paraje, con la intima compañía de la Virgen, que doña Consuelo dice le protege y la ampara, hasta en la única ocasión que sufrió la visita de no precisamente unos peregrinos.

Pero anécdotas al margen, lo cierto es que doña Consuelo acaba de cumplir esos cincuenta años y la Cofradía, los Ayuntamientos que componen el Abadiado, los muchos altoaragoneses que hasta allí se acercan cualquier día del año, van a rendir un sentido y emotivo homenaje a esta Ermitaña, con un acto que se celebrará el próximo domingo y al que nos sumamos con entusiasmo desde esta pagina de opinión.

Felicidades doña Consuelo; gracias por su ejemplo y el deseo de que la Señora del Viñedo le siga protegiendo durante otros tantos años.

Comentarios