Sin noticias sobre el nombramiento de un nuevo obispo

2003011010 omella.jpg

Las diócesis de Huesca y Jaca permanecen sin obispo desde que en 2001 falleciesen sus dos máximos responsables. La Ejecutiva del Episcopado nombró eset jeuves un nuevo obispo para Ávila y algún otro cambio en otras diócesis españolas. Sin embargo, nada se sabe sobre la provincia de Huesca.

Las últimas informaciones, aparecidas en el diario ABC, indican que se estaría estudiando una remodelación en las diócesis de Jaca, Huesca y Barbastro-Monzón. La mayoría de los expertos, se asegura, dan por hecho que esta situación se prolongará y hará firme, y que Juan José Omella será nombrado obispo de Huesca-Barbastro-Monzón-Jaca en breve. Para ello, además, sería necesario que la Archidiócesis de Jaca se disgregara de la de Pamplona.

Fuentes de la diócesis oscense han asegurado no saber nada al respecto. Parece probable que la Ejecutiva del Episcopado haya tratado este asunto, si se van filtrando informaciones; sin embargo, sorprende que no se haya consultado nunca nada, máxime cuando parecería lógico que estas decisiones tan importantes requiriesen de una reflexión con los afectados, y que no se hiciesen por decreto.

El periódico Ideal digital, de Granada, explica en su edición del viernes que la Iglesia va a suprimir la diócesis de Guadix. Añade que no es la única, puesto que la Conferencia Episcopal va a realizar, a medio plazo, una profunda reestructuración territorial en las 67 diócesis españolas, que implicaría la desaparición de algunos obispados históricos, como el de Barbastro-Monzón. Entre las motivaciones de este proyecto se encontraría, siempre según el diario, la falta de viabilidad de algunas diócesis pequeñas como Jaca o Barbastro.

La remodelación diocesana ya se está observando en cuanto a la organización. Se están agrupando parroquias, transformadas en unidades de atención pastoral, como ocurría recientemente en las parroquias de San Pedro y la Catedral, en Huesca.

Comentarios