La reforma de la PAC, principal preocupación de los agricultores de Huesca

2003011313 agricultura.JPG

El primer semestre del año 2003 va a ser decisivo para el futuro de la Política Agrícola Común, de la que depende casi el 45 por ciento de los ingresos de los agricultores y ganaderos de la provincia de Huesca. En julio de 2002 se anunciaba la intención de reformarla, el acuerdo germano-galo para retrasar la decisión aliviaba posteriormente al sector, pero de nuevo vuelve a sembrarse la inquietud entre los profesionales del campo, ya que durante la presidencia griega en la Unión Europea se quiere aprobar esta reforma.

3 conceptos adquieren una especial dimensión ante los nuevos tiempos que se van a vivir en la agricultura comunitaria: desacoplamiento de las ayudas, auditorías y modulación. Los 2 primeros comenzarían a aplicarse en 2004, mientras que el tercero (como es el deseo de Francia) no tendría vigencia hasta 2007.

Las organizaciones profesionales agrarias intensifican su oposición a la reforma de la PAC por el quebranto económico que va a suponer en el sector primario altoaragonés. ASAJA va a desarrollar a partir de este lunes encuentros para profundizar en este rechazo frontal. También han mostrado su indignación otros sindicatos, como UAGA, que habla del fomento de la especulación que se va a conseguir en detrimento de las explotaciones familiares.

En la declaración de la PAC 2003 el agricultor puede elegir los cultivos que prefiera de forma libre, ya que esa decisión no condicionará las ayudas que se recibirán en el futuro, debido a que los años de referencia serán 2000, 2001 y 2002.

Los agricultores y ganaderos de la provincia de Huesca ya pueden presentar sus solicitudes de ayuda de la Política Agrícola Común. El plazo finaliza el viernes, 14 de marzo. En torno a 12.000 personas, número de activos agrarios, están pendientes en el Alto Aragón de estos ingresos, que suponen un 45 por ciento de su renta, aproximadamente.

Comentarios