Ni un deseo más

Cristina Pérez

La vida. La vida debería de ser un sueño de un hombre y una mujer por engendrar vida y prolongar su latido más allá de la muerte. El mundo. El mundo fue un sueño de una estrella que no quiso morir en su estallido y que dejó suficiente energía como para parir un universo. Y aquí estamos soñando. Pero los deseos , los deseos son fácil de lanzarlos, pero muy pocos son capaces de cumplirlos.

Para esta noche...ni un deseo más.

Algunos se conforman con la vida y el universo. Pero estos dias hay demasiados deseos en el aire y al final sólo la vida y el universo son capaces de cumplirlos. No se complique la vida, si acaso sueñe. Es lo que nos está permitido . Porque si cuando sueña lo hace con los ojos abiertos estará más cerca de ese instante de felicidad que, al final, es lo que realmente deseamos y buscamos en todos nuestros actos.

Los deseos son , a veces, como una inspiración rápida una sensación de que queremos algo con todas nuestras fuerzas y con la misma facilidad con la que expiramos desaparecen No permanece más que el instante de la última uva, a la mañana siguiente se ha evaporado con el vino.

Un sueño es diferente. Un sueño es meditado, un boceto de la realidad que nos gustaria tener, perdura, se escribe, se dibuja, se duerme, se comparte y a veces hasta se hace realidad. Cuando se hace realidad es justo cuando deja de ser un sueño.

Pero los deseos son fruto del entusiasmo, son fáciles de lanzar y dificiles de realizar.

Este nuevo año ni un deseo más..si acaso un sueño.

Comentarios