Más del 70% de la población de quebrantahuesos se encuentra en la provincia de Huesca

La presencia del quebrantahuesos en el Pirineo se ha visto incrementada en los últimos años gracias al Plan de Recuperación que desarrolla el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, junto con la Fundación para la Conservación de ésta especie. España y Córcega son los únicos puntos donde todavía es posible ver volar a los quebrantahuesos. En el Alto Aragón hay unas 56 parejas. No todos crían ya que muchas parejas no tienen experiencia de reproducción lo que es un serio contratiempo para el mantenimiento de la especie.

Pero como ave en peligro de extinción, a los pocos casos de reproducción hay que añadir los continuos casos de envenenamiento. El motivo se desconoce pero las sustancias venenosas suelen ser productos con altos componentes tóxicos. Las consecuencias son mortíferas y su posible utilización puede venir provocado para combatir posibles plagas en los campos de cultivo o la eliminación de roedores en granjas. Además de las muertes por envenenamiento, la caza o la ubicación de algunos tendidos eléctricos están provocando una disminución de la población.

En las pasadas semanas eran rescatados en el entorno de la Hoya de Huesca dos huevos de quebrantahuesos que se encontraban en condiciones difíciles para su desarrollo natural, siendo trasladados a una incubadora para su cría en cautividad. Técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos habían vigilado el nido al haberse observado la presencia de una pareja.

El trabajo diario se basa en el análisis científico de la especie, el seguimiento rutinario de campo, el abastecimiento de comida y el análisis de la educación ambiental y conservación del Quebrantahuesos, además de la gestión con cazadores y parques eólicos para evitar su desaparición. La Fundación viene trabajando desde 1990 en la supervivencia del Quebrantahuesos y en la problemática de su crecimiento poblacional en el Pirineo.

Comentarios