UPA y la plataforma avícola estatal inician un paro general indefinido

Esta medida de presión está originada por la negativa de las grandes empresas integradoras a firmar un contrato tipo homologado y provocará el desabastecimiento de pollos y pavos en las fiestas navideñas

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y la Plataforma Avícola Estatal (PAE), que agrupan al 90% de los granjeros de pollos españoles, inician mañana jueves un paro general indefinido y el cierre de las granjas de pollos en las principales zonas de producción tras romper las negociaciones con la patronal y las grandes empresas integradoras, que se niegan a firmar un contrato tipo homologado, como se establece en otro sectores productivos. Los empresarios del sector del pollo pretenden seguir manteniendo unas relaciones económicas ?feudales? con los granjeros, lo que está provocando una crisis sin precedentes y el cierre de cientos de granjas familiares.

El paro general se mantendrá mientras las grandes empresas integradoras no firmen el contrato tipo homologado con los productores de pollos de todo el estado, lo que originará el desabastecimiento de este producto de consumo en los mercados a corto plazo. La negativa de la patronal a firmar el contrato tipo homologado tiene como objetivo fundamental dejar fuera del mercado a las pequeñas empresas integradoras lo que beneficiaría a la empresa SADA que incrementaría notablemente su cuota de mercado alcanzando niveles prácticamente de monopolio.

Según cálculos estimados por UPA y la PAE, los grandes empresas integradoras pueden perder cada día de huelga 1,32 millones de ?uros, ya que dejarán de producirse 2 millones de pollos diarios, 3.600 toneladas de pienso y dejarán de incubarse 2 millones de huevos al día.

UPA y la PAE quieren denunciar también que en los últimos meses se han acentuado una serie de problemas que están provocando una de las peores crisis en el sector. Así cuando las cotizaciones en lonja siguen una tendencia al alza con precios muy elevados, las liquidaciones efectuadas a los avicultores integrados están en niveles más bajos a los registrados antes del Acuerdo Marco. Por ofrecer un ejemplo, mientras que los productores de pollos reciben 0,11 ?uros por kilo por parte de las empresas integradoras, los consumidores pagan 2,5 ?uros por kilo, lo que representa unas márgenes comerciales claramente abusivos y refleja unos niveles de ?usura? por parte de los empresarios que para UPA y la PAE podrían constituir un presunto delito económico perseguible de oficio por los tribunales de justicia.

Según el informe elaborado por UPA y la PAE las pérdidas durante el 2002 ascenderán a 34,7 millones de ?uros, lo que se traduce en una pérdida de renta por explotación de casi 7.000 ?uros. El sector productor de pollos en España cuenta con 5.000 explotaciones avícolas que generan 37.500 puestos de trabajo. En España se sacrifican una media de más de 660 millones de pollos al año, con una producción de 1,4 millones de toneladas de carne, lo que representa el 13,5% de la Unión Europea y una facturación de 1.200 millones de ?uros.

Comentarios