Huesca muestra su repulsa por el último acto terrorista de ETA

20021219concentracion.jpg

Varias decenas de personas se concentraban a las 12,30 de la mañana ante las puertas del Ayuntamiento de Huesca para mostrar su repulsa por los sucesos terroristas del martes, que costaban la vida a un agente de la Guardia Civil, Antonio Molina. Las corporación municipal al pleno, más el Consejero de Cultura, Javier Callizo, se sumaban a la protesta.

El alcalde de Huesca, Fernando Elboj, era el encargado de leer el discurso de condena al terrorismo, en el que ha elogiado la labor del cuerpo de la Guardia Civil y el esfuerzo de las Fuerzas de Seguridad del Estado en la lucha contra los violentos. Elboj les ha felicitado por las detenciones de la cúpula etarra en Francia y ha lanzado un mensaje de esperanza a los oscenses: ?los sucesos que costaron la vida a Antonio Molina no se apartan un milímetro de una realidad espantosa que, sin embargo, está condenada al fracaso; los ciclos de la barbarie, del fascismo, se han estrellado siempre contra la firmeza de la civilización y la democracia?.

El alcalde ha defendido los valores constitucionales por encima de la muerte y el terror: ?ETA, de nuevo, ha lanzado su mensaje de desolación. Y frente a esta negación de la vida, los demócratas nos afianzamos en la confianza del Estado y el vigor de la Constitución?. Huesca, ha dicho, se suma al dolor de la familia del fallecido, ?a la gallarda entereza de la Guardia Civil y a la repulsa universal de la violencia?.

Aunque no ha sido un acto multitudinario, el alcalde está convencido de la virtud de estas concentraciones de repulsa: ? a veces he pensado si servía para algo participar o programar este tipo de actos, pero estoy convencido de que así es; sólo con que haya tres personas que se manifiestan en contra de los violentos merecerá la pena seguir luchando?.

Comentarios