El empresario Antonio Bernad compra la plaza Tarragona

20021220tarragona.jpg

Antonio Bernad, empresario oscense que ha articulado la salida urbanística de la Plaza Tarragona, ha adquirido a la familia Albajar la polémica Plaza Tarragona, un solar de 6.800 metros sin urbanizar en el que construirá un centro comercial y 200 plazas de parking.

Albajar y Bernad ya han formalizado la escritura de compraventa del solar, por lo que se ha iniciado el camino que dará carpetazo una de las asignaturas pendiente de Huesca.

Bernad, en colaboración con Mercadona, construirá un centro comercial de no más de 1.000 metros cuadrados, y 600 de almacén, ya que la ley de equipamiento comercial no permite otra cosa. El resto de la superficie, hasta 6.000 metros cuadrados, será zona verde de uso público. Así mismo en el subsuelo se construirá un parking, cuyas plazas, alrededor de 200, se destinarán a la venta; solo una pequeña parte serán reservadas para Mercadona.

Bernad deberá encargarse de toda la operación urbanística: se compromete a construir el parking, la superficie comercial y a urbanizar la plaza. A cambio se le otorga una edficabilidad en otro terreno de su propiedad, situado en el Polígono 42, frente al Hospital San Jorge. De esta forma la operación no le supone al Ayuntamiento desembolso alguno.

El Ayuntamiento de Huesca explicaba los detalles de esta operación en una Asamblea de los vecinos del Barrio de María Auxiliadora. Los vecinos están satisfechos con la solución propuesta. Para el Presidente del Barrio, Jesús Lores, se ha optado por la mejor y más realista opción.

La Plaza Tarragona es, técnicamente, un solar de propiedad particular cuya calificación urbanística solo permite la construcción de un centro escolar. Con el nuevo Plan General de Ordenación Urbana se recalifica y se propicia la operación explicada anteriormente.

Pero hasta llegar a esta solución ha sido necesario recorrer un largo y tortuoso camino, jalonado de negociaciones y desencuentros entre propiedad y Ayuntamiento. En una ocasión se llegó a intentar vallar el mencionado solar. También se estudió la expropiación, pero esta siempre se ha considerado una operación inasumible económicamente para el Ayuntamiento.

Comentarios