El PGOU, pendiente de la aprobación definitiva

2002123131 pgou.jpg

El Ayuntamiento de Huesca aprobaba inicialmente, en sesión plenaria con el voto favorable de los partidos del tripartito, el Plan General de Ordenación Urbana. Partido Socialista, Partido Aragonés e Izquierda Unida votaban a favor, mientras que Partido Popular y Chunta Aragonesista (formaciones de la oposición) votaban en contra.

Los grupos políticos finalmente clarificaban el sentido de su voto, en especial el PAR que en días precedentes se abstenía en el dictamen del Plan en Comisión. El asunto llegaba a Zaragoza y los regionalistas variaban el sentido de su voto y, curiosamente, no el portavoz del grupo, sino la responsable de Medio Ambiente, Elisa Gabarre, era la encargada de anunciar que el PAR finalmente apoyaría el Plan. En todo el pleno el portavoz del grupo, Javier Callau, no tomaba siquiera la palabra. Por tanto, dejaba a sus compañeros Elisa Gabarre y Gonzalo Lapetra, que explicaran el cambio en el sentido de su voto, aunque al final de la sesión Callau argumentaba que le hubiera gustado tener más tiempo para diseñar un mejor plan.

Los socios de Gobierno respiraban aliviados tras el anuncio del PAR mientras que la oposición transmitía que no apoyaría el PGOU, por lo que el documento salía adelante con la mitad de los votos más uno.

El alcalde no quería entrar a valorar la posición del PAR, pero sí manifestaba que el sentido del voto de CHA y del PP, oponiéndose al Plan, denota que ambas formaciones votaban pensando más en las próximas elecciones que en el interés de la ciudad.

Un Plan que ni para Chunta ni para el PP soluciona las grandes cuestiones urbanísticas de Huesca como la salida del casco urbano de las harineras y la subestación eléctrica.

El portavoz del PP en este asunto, Ignacio García Pantoja, decía que el alcalde perdía una gran oportunidad de consensuar el desarrollo futuro de Huesca. También señalaba que si los populares gobiernan no dudarán en reformar el Plan para que éste sea gestionable.

Sin embargo, para el concejal de IU y el presidente de la Comisión de Urbanismo, Jesús Pérez Navasa, el Plan es bueno y hasta tiene un nivel de consenso alto, ya que sólo no se ha estado de acuerdo en cuatro asuntos: la salida de las harineras y la subestación eléctrica de la ciudad, la plaza Tarragona y el diseño del solar de la Cámara de Comercio.

El Plan General de Ordenación Urbana era remitido a la Comisión de Ordenación del Territorio a la espera de que pueda ser aprobado definitivamente. Será entonces cuando Huesca podrá decir que tiene nuevo Plan General de Ordenación Urbana, dando así carpetazo al de 1980.

Comentarios