Una forma diferente de ver la Navidad a través de los belenes

2002123131 belen barbastro.JPG

Durante estos días tan especiales en los que las calles se muestran a los ojos de la gente especialmente luminosas, los escaparates se engalanan de adornos navideños, muñecos de nieve, buenos deseos, etc. también los belenes, en todas sus variedades y colores, cumplen un papel fundamental en Navidad.

?Nacimientos del mundo? es una de las novedades con las que cuenta Barbastro este año. La exposición, que nos ofrece una forma diferente de ver la Navidad, pertenece a la familia Jorquera de Almería, y cuenta con doscientos nacimientos procedentes de todo el mundo.

Las personas que visiten la exposición pueden recrearse en un mundo colorista e imaginativo donde se dan cita nacimientos procedentes de treinta y cinco países, entre ellos España, de la mano de catorce ciudades, entre las cuales se encuentran los cinco belenistas más prestigiosos del momento como son Rafael Ortega, José Joaquín López Ale, Abellán, los hermanos Griñan y Nicolás Almansa.

Una de las curiosidades de esta exposición es que recoge hasta 28 materiales diferentes como son la paja toquilla, propia de México y Perú; la resina policromada, la madera de ébano, el bronce o la madera de olivo, procedente de Israel, con los que los artesanos han diseñado los nacimientos. Variedad de colores y materiales diversos que le confieren originalidad y espectacularidad a la muestra, según ha destacado la concejala de turismo del consistorio local, Inmaculada Hervás.

Las piezas que conforman los nacimientos ?no son obras de arte de gran valor económico. La verdadera riqueza de estas piezas, -ha destacado Hervás-, reside en la forma de expresar su sentimiento por la Navidad a través de los diversos materiales de que disponen en cada país. Esa es la verdadera riqueza de esta exposición?.

La Asociación Amigos del Belén de Barbastro ha participado, como lleva haciendo desde hace varios años, en la elaboración del tradicional belén de Barbastro, que este año reúne más de cuatrocientas piezas, en un espacio de 150 metros cuadrados. Un laborioso trabajo en el que la Asociación lleva trabajando desde el pasado mes de noviembre.

Rafael Pina, miembro de la Asociación Amigos del Belén de Barbastro, explica que, siguiendo una línea continuista, se ha llegado a elaborar, un año más, un belén que ocupa una superficie de 150 metros cuadrados. ?Para ello, nos basamos en la compra, año tras año, de diferentes piezas que, en estos momentos, supera la cifra de cuatrocientas?.

Lo materiales que se utilizan para decorar el escenario, según explica Pina, son la tierra, la tosca, la olivera, el corcho o el musgo.

Las diferentas piezas que conforman este belén están realizadas con material murciano, de barro y con unas medidas que oscilan entre los doce y los treinta centímetros. Pina ha manifestado que, ?cada vez el belén es más grande y, desde la Asociación Amigos del Belén, se trabaja por cubrir las expectativas, dedicando un especial esfuerzo en el cuidado del paisaje que envuelve este belén?.

El belén, que se puede contemplar durante estos días festivos en la Avenida San José María Escrivá de Balaguer de Barbastro, es una confluencia de colorido y diversidad de figuras, propias de un belén navideño, donde los vecinos que se acerquen hasta allí podrán disfrutar de un magnífico recorrido por la tradición y la historia de la Navidad.

Tradición que se hereda de generación en generación, convirtiéndose en algo propio de la ciudad. La Asociación de Comerciantes de Barbastro también participa con la creación de un Belén, otra de las muchas actividades que dicha asociación ha organizado durante las fiestas navideñas. Un Belén que este año ocupará prácticamente todo el espacio de la ermita de Santa Ana, donde se viene colocando desde hace varios años.

El santuario de Torreciudad también se une a esta fiesta donde tampoco podía faltar el belén, realizado en alabastro. Este tradicional belén se inspira en las cabañas de los pastores del Pirineo, con el misterio representado en figuras de alabastro policromado, obra del escultor Juan Mayné. Un artístico nacimiento que puede contemplarse en la cripta del santuario.

El belén, una tradición que no se pierde y que, para estas fechas, reaparece en las calles, salas de exposiciones y en nuestros hogares de las más variadas formas y colores. Cada uno a su manera y realizados con materiales muy diversos, pero siempre llenos de imaginación, para ofrecernos diferentes puntos de vista sobre la forma de ver la Navidad.

Comentarios