La DGA no quiere que se vuelva a quedar incomunicado el Balneario de Panticosa

La Diputación General de Aragón, a través de la Dirección General de Carreteras, se ha comprometido a arreglar el tramo carretero que une Panticosa con el Balneario, con el fin de que este paraje del Pirineo no se vuelva a quedar aislado como consecuencia de la nieve que se suele acumular tras una nevada en las laderas de la carretera.

Así se van a provocar aludes controlados, como se hace en las estaciones de esquí. También se colocarán quitamiedos y unas mallas para evitar desprendimientos, aunque este trabajo deberá esperar hasta el verano.

La intervención más importante consistirá en la construcción de un alero, cerca de la planta embotelladora, de tal forma que si hay un alud, proteja a la carretera y nunca la nieve pueda provocar un accidente. El Gobierno de Aragón ha encargado un estudio ya de todas estas acciones.

El riesgo de que pudiera caer un alud, es lo que motivó que durante todo el puente de la Constitución la carretera permaneciera cortada, con la afección negativa, que desde el punto de vista económico supuso a la propiedad del Balneario, la empresa Nozar.

Tras este suceso representantes de la mencionada empresa y la Consejería de Obras Públicas entablaron negociaciones aportando los estudios que Nozar y la DGA ya poseían, de tal forma que estamos ante un principio de acuerdo por el que la DGA va a llevar a cabo obras de inmediato que permitan una mejora de la situación actual.

Nozar está invirtiendo en el Balneario de Panticosa alrededor de 60 millones de euros y quiere que el capítulo de la seguridad esté garantizado en todo momento por quién tiene competencia en ello, que es la DGA.

Por otra parte también quiere actuar en la carretera de acceso a Panticosa, ya que existe un tramo un tanto peligroso que necesita de una intervención a corto plazo.

Comentarios