El fondo y la forma

Antonio Torres

Presidente del Partido Popular en Huesca

Los Altoaragoneses, especialmente los que sean más sensibles y los vecinos de la Comarca de Monzón, hemos visto con absoluto asombros e indignación como una publicación nacional ha dedicado al equipo que gobierna en la ciudad de Monzón y al Senador José Luis Escutia, un reportaje de tres páginas repleto de falsedades promovidas por los que buscan, a través del desprestigio de las personas, conseguir por la vía del desgaste del honor lo que las urnas, democrática y sistemáticamente, les niegan.

No voy a mencionar la actitud de una publicación que, contrariamente a lo que manifiesta, no ha contrastado, en ningún momento, las mentiras que difunde como "información", ni creo necesario defender la honorabilidad de las personas a las que afecta directamente, por que la honestidad de Nicolás Fortuño y todo el equipo en el que él confió a la hora de elaborar la lista con la que representó al PP en la última elección municipal, o la de José Luis Escutia están refrendadas por los ciudadanos de Monzón, los que les conocen que les otorgaron tanto la mayoría absoluta en las elecciones municipales, como la primera victoria del PP en Monzón, en una elección nacional, que obtuvo más votos que el PSOE e IU juntos, siendo hoy Senador Escutia, el candidato más votado en su ciudad, en una lista que es abierta.

No me corresponde hablar de la honestidad de la familia de José Luis Escutia, por que ellos, su modo de comportarse y actuar son referente suficiente para los vecinos que los conocen y tampoco defender la actitud de unos funcionarios municipales que han demostrado su capacidad al obtener sus plazas en concursos abiertos y que, sin ser personal de confianza, se han visto envueltos en una maraña de mentiras y medias verdades en las que no se acusa de nada, aunque parezca que se ha hecho de todo.

Lo que sí quiero decir, alto y claro, desde estas líneas, es que esto no ha ocurrido por casualidad. Estas cosas no pasan por que si y todas las difamaciones que esa revista ha ido apilando una sobre otra, son el resumen de las que los grupos municipales de la oposición, el PSOE y la CHA, han ido insertando en los medios locales machaconamente. En ese artículo se han reproducido literalmente acusaciones contra los funcionarios firmadas por el PSA-PSOE de Monzón y otras sobre el honor de Nicolás Fortuño o de José Luis Escutia o sobre las actividades de sus familiares, hechas tanto por los socialistas, como por los concejales de la CHA, a pesar de que todos los informes de secretaría ratificaban la legalidad de los actos llevados a cabo por el Ayuntamiento de Monzón.

Tras cada acusación, la respuesta de Nicolás Fortuño o de José Luis Escutia era la misma: las decisiones que se toman en el Ayuntamiento son legales y si no, que se lleven al juzgado. Ni que decir tiene que ninguna de las decisiones que afectan a retribuciones o a cualquier otra cuestión personal se han llevado a los juzgados y que, por parte de la oposición PSOE-CHA, se ha seguido en la línea de la difamación, hasta este momento en el que, completamente fuera de control, se ha llegado a un extremo del que no hay antecedentes y es muy difícil de justificar.

Esta es pues, la oposición que existe en Monzón, este es su talante y esto es lo poco que les importa la imagen de la ciudad, de las personas que componen la Corporación o de los cadáveres que haya que dejar por el camino con el fin de obtener, con la difamación y el descrédito, basado en la falsedad, lo que las urnas les han negado sistematicamente. De poco valen las lágrimas de cocodrilo, negando ahora estar detrás de algo que han provocado con sus hechos, demostrando además la cobardía de quien tira la piedra y esconde la mano.

Quiero desde aquí dejar claro que el Alcalde y los Concejales de Monzón son modélicos respecto a las retribuciones que reciben por el ejercicio de sus cargos si lo comparamos con lo que perciben otros Parlamentarios o Alcaldes de esta provincia, que contrariamente al de Monzón, cobran como Diputados Provinciales. A los ciudadanos de Monzón les pido que consideren que hay quien trabaja a sabiendas de que, quien decide, a veces se equivoca, y hay a quien le tiene sin cuidado hacer lo que sea menester incluso, insisto, perjudicando gravemente a nivel nacional la imagen de su ciudad, con tal de recuperar un poder que, en el caso de CHA nunca tuvieron y en el del PSOE fueron los ciudadanos los que, en libertad, se lo quitaron.

Sólo me resta pues, desde mi responsabilidad, mandar un cariñoso saludo a los injuriados y a aquellos que, a pesar de la lógica indignación de ver su ciudad vilipendiada, lleguen a la conclusión, ahora más fácilmente que nunca, de quienes son los que trabajan por Monzón y quienes los que pretenden utilizar a esa ciudad como laboratorio para sus intereses partidistas

Comentarios