Unipublic presenta La Vuelta a España 2003 que vuelve a apostar por la montaña

Este martes 17 de diciembre en el Salón de Actos de IFEMA del recinto Ferial Juan Carlos I de Madrid, Unipublic presentará la 58ª edición de La Vuelta a España que tendrá lugar entre el 6 y el 28 de septiembre de 2003. Para el Altoaragón la ausencia de Fernando Escartin , la posible presencia por primera vez del corredor de Monzón Sergio Perez, la salida de la etapa Huesca-Cauterets el 11 de Septiembre

En este próximo año, Unipublic celebra los 25 años de organización de La Vuelta, que comenzó con la edición de 1979. Por ello, este tradicional acto tendrá una especial importancia al conmemorar las ?bodas de plata? y contará con la presencia de excepción de los veinte últimos ganadores de la ronda española.

En este acto tendrá lugar la presentación del recorrido que los organizadores han preparado para el próximo año, mostrando las novedades deportivas, técnicas y geográficas que se encontrarán los ciclistas, etapa por etapa desde Gijón hasta Madrid. Además se dará información relevante sobre los aspectos organizativos, nuevas tecnologías y de atención a medios según Amigos del Ciclismo.

La carrera comenzará, según Todociclismo, en la ciudad asturiana de Gijón, el 6 de septiembre, con una contrarreloj por equipos; y terminará el 28 de ese mes en Madrid, aunque en esta ocasión con una jornada en línea con salida y llegada en la capital española.

Serán cinco los finales en alto y, salvo imprevistos de última hora, tres de ellos tendrán por escenario los Pirineos -la estación francesa de Cauterets, Valle de Arán (jornada reina) y Andorra-.

Esos tres finales, que serán seguidos desde la etapa seis hasta la octava, llegan en la primera parte de la carrera; mientras que los dos restantes están en el tramo final; en la décimo quinta con llegada en La Pandera y al día siguiente, el 22 de septiembre, en la décimo sexta etapa, en Sierra Nevada.

La última oportunidad para los escaladores será la cronoescalada al puerto de Abantos, al pie de El Escorial, un monte que en los últimos años ha albergado un final de etapa y que ha servido para ordenar definitivamente el podio final. En esta ocasión se convierte en un día clave al ser una cronoescalada y quita protagonismo a Madrid que tendrá que conformarse con una jornada en línea.

El trazado, a falta de la confirmación oficial, apuesta por la montaña, pues los especialistas en la lucha contra el crono sólo disponen de la cronometrara por equipos del primer día y en la décimo tercera etapa, en Albacete, de una maratoniana contrarreloj individual que rondará los 50 kilómetros.

Un recorrido más montañoso que en las última ediciones a pesar de que no incluye puerto míticos, como el Angliru o los Lagos de Covadonga, pero que apuesta por el espectáculo, por la montaña, al poner cinco finales y una cronoescalada un día antes del final.

Imitando al Tour, los organizadores de la Vuelta se reunirán en un prestigioso restaurante

de Madrid con los ganadores de las veinticinco ediciones que ellos han organizado.

Comentarios