Propiedad y vecinos cierran un acuerdo sobre el futuro urbanístico del Solar de la Cámara de Huesca

2002120202 pgou.JPG

El acuerdo final presenta dos nuevos elementos respecto a lo propuesto en un principio. Se trata de un edificio de planta baja contiguo a la actual sede de la Cámara y una plaza de propiedad privada pero de uso público que se sitúa entre este edificio y las edificaciones que dan al solar. Además se elimina la posibilidad de cerrar la manzana de dichas viviendas, y la edificabilidad que se pierde, se traslada a diversos puntos de la Unidad de Actuación.

Una semana de reuniones ha constado cerrar este acuerdo a 6 bandas: Cámara de Comercio, Grupo inversor ABBA, Congregación de las Clarisas, Obispado, Asociación de Vecinos de San Lorenzo y Federación de Barrios de la ciudad.

Este lunes representantes de cada una de ellas se trasladaban al Ayuntamiento para comunicar el principio de acuerdo al que habían llegado y que elimina el elemento de discordia que figuraba en el proyecto original. En ese documento se planteaba completar la manzana de viviendas que dan por una parte a la Plaza Santa Clara y por otra al solar, un extremo al que se oponían los vecinos ya que les restaba, decían, vista y sol.

La nueva propuesta contempla la eliminación de esta edificación y sitúa nuevas viviendas en ambos extremos de la manzana sin llegar a cerrarla. Además plantea una nueva construcción en parte de la parcela en la que se sitúa el hotel y amplia la edificabilidad del bloque de viviendas que se ubica junto al edificio del INAEM en la calle León Abadías.

Por otra parte la Cámara se queda en propiedad un solar aledaño a su sede en el que construye un edificio de 800 metros cuadrados de planta baja y un parking privado en el subsuelo. Así mismo se plantea una plaza privada de uso público de 1.200 metros cuadrados.

Ahora la Cámara espera una respuesta positiva del Ayuntamiento que deberá ratificar el acuerdo para incluirlo en el Plan General de Ordenación Urbana que mañana aprueba el Consistorio.

La satisfacción entre las partes era evidente, en especial la de Antonio Ruspira, verdadero muñidor del acuerdo.

La nueva propuesta de la Cámara eleva incluso la edificabilidad en 6.000 metros cuadrados. Así pues el problema que suponía la oposición de los vecinos a las edificaciones que cerraban su manzana ha terminado suponiendo una baza a jugar por la Cámara.

Comentarios