Patrimonio de todos

Nuria Garcés

En estos días andan las instituciones un poco preocupadas por la situación del patrimonio eclesiástico. Se está actuando en la basílica de San Lorenzo, pero también en las iglesias de San Pedro el Viejo, y Santo Domingo y San Martín. El punto de mira está en la Compañía porque el estado de su techumbre y tejado hace que incluso exista preocupación sobre su situación. La ermitas también están necesitadas de alguna que otra intervención: pintura, eliminación de humedades, arreglos varios...

El ayuntamiento de Huesca dice que esta semana va a tratar sobre este asunto, y la diócesis de Huesca, con el administrador apostólico a la cabeza, muestra su preocupación por todas las necesidades que hay. La verdad es que el patrimonio religioso es amplio y variado. Sobre todo rico. Muchos se preguntarán quién debe costear todas estas restauraciones y rehabilitaciones que hay que hacer. ¿El Obispado, pues a él pertenecen?, ¿el ayuntamiento, pues se encuentran dentro de Huesca?, ¿el Gobierno de Aragón, pues hablamos de importante patrimonio?. Sería bueno que, como ha solido venir sucediendo, todas las instituciones se pusieran de acuerdo, realizaran un listado de prioridades y comenzaran a intervenir, antes de que fuera demasiado tarde.

Pero también habrá que esperar que, tras el uso del dinero de todos para estos fines religiosos, los templos, las iglesias no se cierren a actividades culturales, como ocurre en no pocas ocasiones. No en Huesca capital, pero nos hemos encontrado, en ocasiones, con iglesias en la provincia que ponían pegas para acoger, por ejemplo, bellos conciertos incluidos en prestigiosos festivales de música. Si entre todos pagamos, que haciendo un uso racional y consecuente, todos podamos disfrutar el hermoso patrimonio que hemos heredado.

Comentarios