Jaca recupera su historia con las excavaciones del Monasterio de San Pedro

Las excavaciones que se están llevando a cabo en la Plaza de San Pedro- junto a la Catedral- dejarán al descubierto los restos del Monasterio de San Pedro el Viejo. Mandado construir en el siglo nueve por Galindo Aznar, se convirtió en el mejor baluarte con el que Jaca recuperó su esplendor. Entre esos muros se casó el primer Rey de Aragón y, ahora, los arqueólogos intentan recuperar la silueta de ese milenario edificio.

Jaca fue una ciudad importante en la antigüedad que tras ser conquistada por los romanos y una vez que el imperio entra en crisis, cae en el más profundo abandono. Los condes aragoneses como Galindo Aznar quieren recuperar su propia historia y lo hacen mandando construir en Jaca el Monasterio de San Pedro. De esta forma la ciudad inicia una nueva etapa de esplendor, como señala el historiador Domingo Buesa.

Ramiro I se casa en este monasterio que amplía, hasta que Sancho Ramírez inicia las obras de la actual catedral. Para sonrojo de muchos en 1841 se manda derribar y, ahora, es la labor de los arqueólogos la que intenta recuperar esas piedras, como indica Julia Justes.

Julia Justes ha señalado que los restos encontrados hasta ahora son de una necrópolis y de una Iglesia relativamente reciente, de los siglos XVII ó XVIII, y en próximos días esperan llegar a los restos del Montasterio de San Pedro el Viejo. Los trabajos han sacado a la luz también el pozo de San Pedro, sito en la zona de Bodegas Langa.

El trabajo de campo que está realizando la empresa del arqueólogo Javier Rey está previsto para una mes, por lo que en diciembre podrían finalizar las excavaciones en la plaza de San Pedro.

Comentarios