Las Cámaras han fijado como principal estrategia el impulso del comercio en los centros históricos y en los nuevos barrios de las localidades

Impulso del comercio en los centros históricos y ubicación de establecimientos en los nuevos barrios que surgen en las ciudades son dos de las principales estrategias que se han fijado las Cámaras de Comercio durante los próximos cuatro años para revitalizar el sector de distribución en España. La II Asamblea de Cámaras, que se celebra en la Feria de Madrid, ha servido como escenario para establecer las líneas de actuación y los principios generales que regirán la actividad de las Cámaras.

Durante la presentación de la ponencia ?La Distribución Comercial: Líneas Estratégicas de las Cámaras?, en la que ha intervenido Javier Taberna, vicepresidente del Consejo Superior, se ha puesto de manifiesto que una de las principales vías para llevar a cabo la revitalización del sector pasa por una mayor vinculación del turismo y ocio con el comercio, además de abordar un plan global de modernización que agilice su gestión. Para las Cámaras, además, es necesario incidir en la formación empresarial y en la incorporación de las nuevas tecnologías para conseguir un sector competitivo y eficaz.

Asimismo, las Cámaras han anunciado que impulsarán sus Gabinetes de Asesoramiento Comercial para potenciar la prestación de servicios a empresas comerciales: desarrollo de planes de viabilidad, localización de nuevos establecimientos, diseño de puntos de venta, gestión fiscal y laboral, implantación de centros comerciales abiertos e información legislativa nacional, autonómica y municipal son, entre otras, las principales actividades que se llevarán a cabo a este respecto.

Producción-distribución-consumidor De este modo, se potenciará el desarrollo de acciones en toda la red cameral con una metodología común, y se intensificarán las actuaciones a escala local. Las Cámaras establecerán, así, dos ejes fundamentales de actividad, relativos a las relaciones de la producción y la distribución y de ésta con los consumidores finales. Para ello, se apoyará y fomentará la innovación, la mejora de la productividad y la defensa de la libre competencia.

Para llevar a cabo todos estos objetivos, las Cámaras se han comprometido a convertirse en observatorios de las actividades comerciales en aras de facilitar la respuesta a las necesidades de las empresas, que se concretará en la realización de estudios, informes de coyuntura y análisis sectoriales y la elaboración de una guía de legislación comunitaria, estatal y autonómica. Los procesos de concentración en la distribución comercial, la internacionalización del sector y la regulación de los procesos comerciales serán otros de los asuntos a los que las Cámaras prestarán especial atención.

CAMBIOS ESTRUCTURALES

Según se ha puesto de manifiesto durante la ponencia, actualmente, la distribución comercial está experimentando modificaciones de gran relieve en sus características estructurales. Estos cambios son especialmente relevantes si se tiene en cuenta que la influencia del sector en el desarrollo económico es cada vez mayor. De hecho, en España las actividades de distribución comercial tienen una participación en el PIB nacional próxima al 13%. En el mercado laboral, el comercio interior supone en 15% de la población ocupada, el 58% no tiene ningún trabajador asalariado y la presencia relativa de las grandes empresas es reducida: poco más del 1% de las empresas cuenta con más de 20 asalariados.

Los cambios estructurales se deben a la creciente concentración del sector, que otorga una mayor fuerza a los distribuidores. Asimismo, la incorporación de las nuevas tecnologías y el desarrollo de grupos y centrales de compras, son algunos de los múltiples factores que marcan su evolución.

Comentarios