Los barrios piden que se traslade la zona de bares a las afueras de la ciudad

2002120629 bar.jpg

La Federación de Barrios de Huesca vuelve a abrir la polémica en torno a las zonas de bares y proponen que se trasladen a las afueras de la ciudad para evitar cualquier molestia a los vecinos de la zona. Con la llegada del frío las quejas aminoran pero es en verano cuando los vecinos sufren más las consecuencias del ruido que sale de los bares del Tubo y la zona de la Catedral. Por eso desde la asociación del barrio de San Lorenzo no se quiere dejar pasar un minuto más y se continúa trabajando en el tema.

Tras la redacción de la ordenanza de ruidos, asociaciones, particulares y empresas realizaban alegaciones y sugerencias. Es el caso de la asociación de vecinos de San Lorenzo, que matizaba algunos aspectos en cuanto a la regulación del ruido en los bares. Enrique López, presidente de la Federación de Barrios de la ciudad, no duda un momento en pedir al ayuntamiento de Huesca que reabra el tema planteado ya hace años.

En general y ya no sólo hablando de los bares de marcha, en Huesca existe un bar o cafetería por cada 150 habitantes lo que la convierte en una de las poblaciones con más número de bares por habitante. En concreto, el número de bares es de 273 y 30 el de cafeterías.

A la hora de abrir uno de estos establecimientos, lo primero que hay que tener en cuenta son las distancias mínimas, que serán de 50 o 100 metros según la categoría del local, que debe tener asimismo una superficie mínima que puede ir de los 50 a los 200 metros cuadrados. Además, debe contemplar una altura mínima de 2,8 metros y contar con sistemas de ventilación y climatización. Otros aspectos, que deben tener en cuenta este tipo de establecimientos son los equipos de música y el asilamiento de ruidos.

Comentarios