Avanzar en la igualdad entre territorios distantes, "cuenta pendiente" en la educación aragonesa.

El Gobierno de Aragón ha puesto en marcha para este año el proyecto ?Ramón y Cajal?. A través de esta iniciativa se pretende conseguir la igualdad entre territorios distantes y situaciones demográficas diferentes. Para solucionar este problema, el departamento de Educación ha apostado por las nuevas tecnologías en el ámbito rural. Ahora los niños en núcleos reducidos de población pueden utilizar los mismos programas educativos que se imparten en grandes localidades.

El ?Proyecto Ramón y Cajal? permite que el alumnado de Aragón cumpla ya los mínimos requisitos que propone la Unión Europea para sus Estados miembros: la existencia de un ordenador por cada 12 escolares.

Desde el ejecutivo autónomo se trabaja en incorporar a las aulas programas innovadores que atiendan la oferta educativa desarrollada por las nuevas tecnologías. Estamos hablando de nuevos proyectos y soportes mucho más ligados a la sensibilidad actual de los escolares que tiene una predilección innata de utilizar lo digital frente a lo virtual, modelo éste último con el que se ha estado educando hasta ahora.

Lo que pretende la Consejería de Educación es combinar dos elementos. Por un lado, instalar más ordenadores en las aulas, y por otra parte, introducir nuevos proyectos. Esto sumado a una mayor formación del actual profesorado, familiarizado con las nuevas tecnologías, hará que se avance en reducir la desigualdad entre situaciones demográficas distantes en el ámbito educativo.

En este sentido, el Director General de Renovación Pedagógica del Gobierno de Aragón, Juan José Vázquez, señala que ?no sólo es importante que los niños utilicen y aprendan la informática en la escuela, sino que hoy día Internet permite vencer esas desigualdades entre territorios alejados geográficamente?.

Comentarios