Firmado un protocolo de actuación para reducir los accidentes laborales en el sector agrario

Ante el importante repunte de la siniestralidad laboral en el sector agrario desde 1994, COAG considera necesario la puesta en marcha de un observatorio de evolución de los riesgos laborales existentes para prever además la aparición de otros nuevos. Este martes el Ministro de Agricultura y las diferentes organizaciones agrarias han firmado el protocolo de actuación en materia de prevención de riesgos laborales en el sector agrario.

En los últimos años se ha observado un importante repunte de la siniestralidad laboral en el sector agrario. Desde 1994. en el que hubo 7.872 accidentes con baja laboral en el sector, las cifras se han ido incrementando año tras año, hasta llegar a los 23.696 casos acumulados, por el momento durante el 2002 COAG considera que estas cifras ponen de manifiesto la necesidad de una legislación específica que regule la sinistralidad laboral en el sector agrario, y de una campaña de información y formación adecuada, adaptada a las peculiaridades del mundo agrario.

Ante la delicada situación, COAG ha propuesto al Ministerio de Agricultura la puesta en marcha de un Observatorio de la evolución de los riesgos existentes en el sector, para prever también la aparición de otros nuevos. como consecuencia de los cambios que se producen en los sistemas de producción y en la tecnología empleada en el desempeño de la labor agraria. Dicho observatorio permitiría además coordinar la información que actualmente está dispersada por varios servicios y/o departamentos de las diferentes administraciones (comunitaria, estatal y autonómica). Esta tarea de coordinación se considera básica para poder realizar prospecciones acerca del comportamiento futuro de los diferentes agentes causantes de accidentes laborales en el sector agrario, y al mismo tiempo facilitaría la elaboración de material didáctico para la prevención actual.

La mayoría de los accidentes laborales tienen su origen en el manejo del tractor, almacenamiento, preparación y aplicación de productos fitosanitarios y en el uso y manejo de determinados fertilizantes químicos. Los nuevos riesgos que pueden aparecer en los próximos años, denominados "riesgos emergentes" se pueden agrupar en dos grandes bloques: nuevos riesgos derivados de los cambios producidos en la Política Agraria Común que implican cambios en la producción, en el empleo, en las condiciones de trabajo y nuevos riesgos derivados de los cambios tecnológicos que afectan a las semillas, maquinaria, fertilizantes y productos químicos.

Comentarios