Los edificios que el Banco de España desocupará se incorporarán a Patrimonio del Estado

2002120621 banco espania.JPG

De este modo, se asegura la permanencia en el ámbito público de edificios que, en muchos casos, tienen un notable valor histórico. La entrega de los inmuebles a Patrimonio se producirá dentro de los seis meses siguientes al cierre de operaciones de cada grupo de oficinas .Se trata de edificios de un total de 30 sedes, que suman algo más de 112.000 metros cuadrados de superficie. El Banco de España en Huesca se cierra el 31 de diciembre de 2003. Se trata de un edificio de acusado formalismo que utiliza repertorios cercanas a lo postmoderno para demostrar su carácter singular , entre clasicista y geométrico. Según la guía de arquitectura de Huesca de José Laborda, el edificio resuelve bien su programa interior, enfatizando el ámbito del acceso, y cierra deliberadamente su imagen exterior en busca de una apariencia estable

El subsecretario del Ministerio de Hacienda, Francisco Uría, y el subgobernador del Banco de España, Gonzalo Gil, han suscrito recientemente un protocolo que permitirá a la Dirección General de Patrimonio del Estado adquirir los inmuebles de las 30 sedes que el Banco de España va a dejar de ocupar en los próximos tres años. Se trata de los edificios de 30 sedes del Banco de España, que suman un total de 112.028 metros cuadrados construidos, de los que 83.415 metros cuadrados son sobre rasante.

El próximo año pasarán a manos de Patrimonio los edificios de las siguientes sedes: Ávila (edificio construido en 1930), Castellón (construida en 1986), Cuenca (la sede data de 1928), Guadalajara (construida en 1944), Lleida (edificada en 1945), Lugo (año 1965), Palencia (1950), Segovia (1944), Soria (1936) y Teruel (1917). Las 20 sedes restantes, entre ellas Huesca, serán incorporadas a Patrimonio en los años 2004 y 2005.

Esta operación permitirá que los edificios que desocupa a partir del año 2003 el banco emisor, muchos de ellos de notable valor histórico, queden dentro del ámbito público.

El protocolo contempla que la entrega de los inmuebles a la Dirección General de Patrimonio se produzca dentro de los seis meses siguientes al cierre de operaciones de cada grupo de oficinas.

La Dirección General de Patrimonio del Estado considera que las características arquitectónicas y el valor representativo de estos inmuebles va a contribuir a mejorar la imagen de la Administración Territorial del Estado y, además, facilitará la agrupación y centralización de distintos servicios.

Una vez que los edificios hayan sido adecuados por Segipsa (sociedad instrumental de Patrimonio del Estado) para su uso administrativo, la Dirección General de Patrimonio procederá a asignarlos a los correspondientes organismos públicos a la vista de las necesidades existentes en el ámbito de la Administración General del Estado.

Comentarios