El traslado de la nueva Delegación de Defensa será a mediados de febrero.

2002112222 militar obras.jpg

Se llega a la recta final de las obras de adecuación del edificio que acogía el Gobierno Militar de Huesca, situado en la calle Rioja y que será la nueva sede de la Delegación de Defensa. Los trabajos se desarrollan, hasta el momento, a un ritmo que permitirá cumplir los plazos previstos para este proyecto. Se iniciaban a finales de junio con la intención de acabarlos en 6 meses. Se prevé que el 31 de diciembre estén concluidos y en febrero las instalaciones ya estén funcionando. Un edificio que fue diseñado por el arquitecto Miguel Aranda García en 1942.

Se está actuando ahora en la distribución interna del edificio y en los trabajos de acabado en la cubierta. Lo que es la estructura exterior no va a presentar grandes variaciones. No así lo que es la parte interior, con el cambio y adecuación de algunas dependencias en lo que va a ser la nueva Delegación de Defensa.

El 31 de diciembre las obras estarán terminadas. En el mes de enero se procederá a los trabajos de instalación de la electricidad, calefacción y fontanería. Y en los primeros días de febrero se producirá el traslado.

La reutilización del edificio del antiguo Gobierno Militar de Huesca se suma a otra operación que se ha de emprender en toda la manzana, en la que se encuentra la antigua estación de autobuses y el Casino. La construcción de viviendas en el solar de la estación marca el futuro urbanístico de este punto de la ciudad.

Por su parte, en el sitio dejado por la Delegación de Defensa está proyectado el futuro Museo de la imprenta y la comunicación de Huesca. El edificio cuenta con unos 800 metros cuadrados de superficie útil. Éste contará desde sus inicios con una colección base, que puede considerarse actualmente como la más completa de España en lo que se refiere a maquinaria y materiales relacionados con las artes gráficas y la comunicación.

Comentarios