Cartas al director: ¡Basta Ya de terrorismo doméstico!

Arancha García-Carpintero Broto

El próximo 25 de Noviembre, un año más, se celebrará el Día Internacional contra la violencia de Género.

Pasan los años, y el número de muertas en manos de sus compañeros sigue Incrementándose, superando, con creces, a las muertes por el terrorismo político.

Sin embargo nadie se desespera: ni la política, ni la sociedad, ni la justicia, ni la policía, ni los medios de comunicación. Tan sólo el morbo de una extraña forma de matar llama la atención; historias, rumores, sensaciones de pena envuelven a cada muerte o violencia en el hogar, dirigida contra las mujeres, dentro de la visión de una sociedad patriarcal que sigue Insistiendo en no permitir que la libertad, el respeto, la Igualdad, exista entre hombres y mujeres. Pero el problema no se erradica. No se ponen los medios necesarios para resolverlo.

Ellos, dependiendo del acierto de su violencia, de si muere o no su víctima. permanecen en prisión el tiempo justo. tan poco como que .dejando de respe1ar la orden de alejamiento, en unos días vuelven a Intentarlo, consiguiendo el objetivo de partida. Entonces ya no hay remedio. Una mujer más deja de existir. un hombre más es un asesino, que ni siquiera se jubilará aislado de la sociedad.

Hace pocos días, por. desgracia, la violencia de género nos tocó de cerca, y la impotencia ante la situación nos desborda.

Rumores, afirmaciones sin fundamento para comprenderlo a él, comentarios que intentan razonar algo que no tiene ningún sentido: no hay ninguna razón para actuar con violencia, para intentar asesinar. Nadie es dueño de la vida de nadie, y no existe razón alguna para dulcificar la brutalidad que implica la violencia.

Por supuesto ninguna victima es culpable; lo son quienes actúan sin escrúpulos por la fuerza bruta, con las manos manchadas de sangre, sangre roja de quienes quieren vivir en la libertad, en la igualdad, en el respeto.

Y es el poder político y judicial quien debe cambiar esta situación, quien debe educar en el respeto, vigilar que exista la igualdad, castigar a quienes no toleran y ejercen violencia, y debemos ser toda la sociedad, a una, quienes no consintamos que estos hechos ocurran, y no sólo escribiendo cartas, sino denunciando y evitando que se vea con naturalidad lo que es una barbaridad.

Este 25 de Noviembre. a las 19,30, en la Plaza de Navarra de Huesca está convocada una concentración contra la violencia de Género. Es hora de demostrar que todas las vidas son Iguales. Es hora de salir a denunciar públicamente el terrorismo de género.

Comentarios