La provincia de Huesca tiene una alta siniestralidad en accidentes causados por animales

El año pasado hubo alrededor de 300 accidentes por este motivo en el Alto Aragón. Una cifra importante y que incluso supera las estadísticas de tráfico, puesto que la mayoría no quedan recogidos en los atestados y por lo tanto no se incluyen en los informes. La mayoría de los accidentes se producen con animales como los jabalíes, ciervos y corzos. En plena temporada de caza todavía se incrementan más, ya que las cacerías desorientan y dispersan a los animales. Otro dato estadístico es que en el 95% de los casos los accidentes se producen por la noche y durante los fines de semana.

Las zonas de alta siniestralidad son la autovía entre Huesca y Nueno y Almudévar y Zuera sobre todo en esta época del año y coincidiendo con la cosecha del maíz. El jabalí empieza a mostrar pautas de comportamiento como el lobo y utiliza las salidas de agua y las vallas de las autovías para colarse lo que ocasiona un serio peligro en estas vías.

La presencia de estos animales en las carreteras provoca graves accidentes que en algún caso producen daños personales y materiales de importantes cuantías económicas. La situación en caso de accidente es bastante clara ya que debemos recoger la mayor información posible para presentar nuestra reclamación.

A partir de ahora, la nueva ley de caza, que entró en vigor este mes de mayo, recoge que es la DGA quien asume los pagos de las indemnizaciones por los daños de naturaleza distinta de la agraria producida por dichas especies, salvo que los perjudicados hayan contribuido al perjuicio. Ahora los titulares de los cotos deben afrontar nuevas medidas en un texto que los especialistas consideran cubre muchas necesidades, al ser más homogéneo que el anterior.

Comentarios