Las calderas y las campanas extractoras no pueden funcionar a la vez en varios edificios de Martínez de Velasco

Hace unos dos años, se ponía de manifiesto un grave problema en las viviendas de la avenida Martínez de Velasco, de los números 61 al 69. Había graves anomalías en los tiros de las calderas y en la salida de gases al exterior. Por ello, en el interior de los pisos se producían grandes concentraciones de gas, con niveles de monóxido de carbono más altos de lo aconsejable. En aquel momento, se llegó incluso a cortar el suministro de gas a numerosas familias. Posteriores estudios demostraron que hay graves deficiencias constructivas: los conductos estaban unidos, no había salidas independientes, en suma, los materiales y el diseño de los sistemas de evacuación no se ajustaban a lo indicado en normas específicas de construcción.

La Dirección provincial de Industria, Comercio y Desarrollo de Huesca, emitió en diciembre del pasado año una notificación en la que se admitía como medida provisional la instalación, por parte de la empresa constructora Construcciones Monrepós, S.A. de un conmutador que impida el funcionamiento simultáneo de la caldera de gas y de la campana extractora en todas las viviendas de las Comunidades de Propietarios de avenida Martínez de Velasco, números 61- 63 y 65, 67, 69 de Huesca. Los citados conmutadores comenzaron a instalarse, pero aprovechando la situación, el constructor instaba a los vecinos a firmar un documento renunciando a todas las acciones legales contra él. No lo firmaron, se paralizó la instalación y, hoy en día, hay vecinos todavía sin gas. Las comunidades de vecinos de los números 65, 67 y 69 pusieron esta situación en manos de los tribunales.

Ahora, el problema parece haberse extendido a los números 55, 57 y 59, donde el próximo jueves, día 14, pasará la inspección de industria, y se ha avisado a los vecinos de que se les cortará el suministro en el caso de que se encuentren problemas. Por eso, a lo largo de estos días, en dichas viviendas se está poniendo un interruptor para conmutar el funcionamiento de calderas y campanas, de forma que cuando esté en marcha lo uno no pueda funcionar el otro. Según algunos vecinos, esta solución, que según el departamento de industria es provisional, no es válida puesto que los días de viento, niebla o mucha calma hay revoques de gas al interior de las viviendas.

Comentarios