Huesca dirá adiós en un año al Banco de España

La sucursal oscense del banco de España ya tiene fecha de cierre: el 31 de diciembre de 2003. Nueve personas trabajan en la oficina; cinco se acogerán a la prejubilación, dos pasarán a Zaragoza y a las otras dos les espera un futuro incierto, posiblemente serán destinados a Madrid. La oferta bancaria quedará en manos exclusivas de la banca privada: los expertos prevén que el cambio afectará negativamente al bolsillo de los oscenses.

Aragón se queda con una sola sucursal del Banco de España, la de Zaragoza, ya que a la de Teruel le queda apenas un mes de existencia, hasta el 31 de diciembre. Después de muchos años de servicio a los oscenses, la oficina de Huesca cerrará. La noticia se conocía en verano, aunque todavía no se sabía con exactitud la fecha. Juan Catalán, delegado sindical del banco en Huesca, asegura que los trabajadores se debaten entre el desánimo y la incertidumbre, mientras piensan que lo mejor que les puede pasar es la prejubilación

El Banco de España cumple una función fundamental, aunque menos conocida por los ciudadanos, ya que sus principales clientes son los bancos privados. La entidad pública, por ejemplo, hace de vigilante ante posibles abusos de la banca privada, una función de la que a partir del año próximo Huesca se queda huérfana. Pero las consecuencias para los oscenses no se quedarán solo en una merma de servicios: Catalán asegura que ?las entidades privadas compensarán el aumento del precio que para ellas supondrá traer el dinero de Zaragoza cobrando más a sus clientes, por ejemplo a la hora de sacar dinero en los cajeros?

El Banco de España dejará de dar servicio a toda la provincia de Huesca, suponiendo un perjuicio para los ciudadanos que vivan en localidades más alejadas de Zaragoza, ya que a partir de enero de 2004 tendrán que desplazarse hasta la capital para realizar las operaciones que deseen.

El servicio público no es rentable

La central del Banco de España ha justificado la decisión de cerrar las pequeñas entidades aludiendo a razones económicas: estas oficinas no salen rentables, porque no tienen el número de clientes suficientes o no manejan el volumen de euros suficiente para que las cuentas salgan. Los dirigentes del banco afirman que se trata de una decisión supranacional, que corresponde al Banco Central Europeo, sin embargo los sindicatos niegan que la situación sea así: ?El BCE ha decidido hacer una restructuración de las sucursales públicas, sin embargo delegaba en los bancos nacionales la forma en que se llevara a cabo esta restructuración, así que ha sido una decisión exclusiva del Banco de España?, dice Juan Catalán.

Comentarios