El centro de interpretación de Naval recibe más de tres mil personas

20021116centro de Naval 3.jpg

El centro de interpretación de la Villa de Naval dedicado a la alfarería ha recibido más de tres mil visitas desde su inauguración en el mes de julio. Se trata de un espacio de carácter museográfico desde el que se pretende acoger e informar al visitante que se acerque a Naval y descubrirle el rico patrimonio cultural y etnográfico de esta villa del Somontano. La inversión realizada, entre obra y equipamientos, asciende a 132.000 euros.

Este centro de interpretación se viene a unir a los ya existentes en Barbastro, Colungo, Castillazuelo y Adahuesca y que muestran al visitante distintos aspectos de la comarca. La coordinación del proceso de dotación del centro se ha realizado desde el área de Patrimonio de la Comarca del Somontano. La alcaldesa de Naval, Mª Pilar Carruesco, destaca la buena acogida que ha tenido, ? estamos muy contentos por la repercusión que ha tenido para la localidad. Desde su apertura en el mes de julio hemos recibido más de tres mil visitas. Un número muy importante para nuestra localidad?.

Se llega al centro de interpretación por la calle Obradores, cuyo nombre deriva precisamente de los numerosos talleres de alfarería que en ella había instalados. Al final de la misma se encuentra el antiguo alfar, conocido como ?Casa Palomera?, que ha sido rehabilitado y acondicionado para convertirse en centro de visitantes.

Una vez allí, a través de cinco ámbitos de diverso carácter, se muestran siguiendo una metodología interpretativa las claves para comprender la importancia de la tradición alfarera en Naval.

Varios paneles y mesas tratan aspectos relativos a la historia de la cerámica, tipos de producción de los alfares altoaragoneses, la ollería, la villa de Martres (hermana con Naval) o las ?basas? y la preparación del barro.

Además de contener información gráfica bidimensional, el contenido de los paneles se completa con maquetas, reproducciones de piezas arqueológicas y elementos tradicionales.

Se puede visitar el obrador, perfectamente conservado, en el que se encuentran el depósito de barro, los tornos, las tablas de orear o los molinos de barniz.

Otra dependencia es el horno en el que se cocían las piezas y en el que, a través de paneles, se explica el proceso de carga y de desenfornado.

Los últimos dos espacios muestran la importancia de la ?trajinería? en Naval y su directa vinculación con la alfarería, así como los últimos 100 años de historia de la localidad desde su tradición alfarera.

Comentarios