Vecinos de Martínez de Velasco, a la espera de que se resuelvan las graves deficiencias de los conductos de gas de sus viviendas.

El departamento de Industria del Gobierno de Aragón abrió en su día dos expedientes correspondientes a dos fases distintas de construcción de los números 61 y 63, y 65, 67 y 69 de la avenida Martínez de Velasco. Se habían detectado anomalías en los tiros de las calderas y en la salida de gases al exterior. Posteriores estudios demostraron que hay graves deficiencias constructivas: los conductos están unidos, no hay salidas independientes y, en suma, los materiales y el diseño de los sistemas de evacuación no se ajustaban a lo indicado en normas específicas de construcción.

Se instó a Construcciones Monrepós a reparar el sistema de evacuación de los humos y a que los propios vecinos arreglasen las modificaciones que habían hecho por su cuenta. La constructora recurrió, pero la administración autonómica volvió a resolver insistiendo en la primera medida. Añadían que, dado que se trata de una obra de envergadura, como medida provisional podrían instalarse unos conmutadores que impidieran el funcionamiento simultáneo de la caldera de gas y de la campana extractora.

Paralelamente, las comunidades de vecinos de los números 65 al 69 interpusieron un procedimiento judicial, que estaría a punto de resolverse. Los informes externos que encargó el departamento de industria, y que resolvían con contundencia contra el constructor, también se han utilizado para la causa judicial. En estos momentos, todavía hay vecinos que no tienen servicio de gas en sus domicilios. El juicio se celebrará el próximo 23 de enero.

Además de esto, para el pasado jueves se había anunciado una inspección por parte del departamento de Industria en los números 55, 57 y 59. Este tipo de inspecciones se realizan cada cuatro años. Ante la posibilidad de que se pudiera detectar el mismo problema del resto de edificios de este complejo, el constructor decidió tomar la medida de instalar en todas las cocinas de estas viviendas el interruptor que conmuta el funcionamiento de las calderas y de las campanas extractoras, con el fin de asegurarse una buena revisión. Ésta, sin embargo, no será la solución definitiva.

Comentarios