Exposición del escultor zaragozano Armando Ruiz en Fraga

Una treintena de esculturas en bronce realizadas por Armando Ruiz (Zaragoza 1904.1991) se exhibirán hasta el 15 diciembre en las Salas del Palacio Montcada de Fraga, la muestra está patrocinada y organizada por Ibercaja con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad.

Las piezas que componen la muestra fueron realizadas entre 1943 y 1975, en plena madurez creativa del escultor y presentan abundantes ejemplos de los dos temas principales que sobresalen a lo largo de su trayectoria artística: el retrato y el desnudo femenino.

A pesar de las buenas críticas que siempre recibió su obra, Armando Ruiz. fue durante mucho tiempo un escultor inadvertido; injustamente olvidado, pero ello no afectó jamás a la calidad ni a la fecundidad de su trabajo, retrató 140 bustos y más de 100 grupos, figuras y relieves. Su vocación de artista permaneció intacta

EL RETRATO Y EL DESNUDO FEMENINO

"Mi estilo no es clásico mí escultura es moderna. No me baso en el grifito ni en el barroco, ni fusilo ningún modelo. Me pongo ante el original e interpreto lo que siento". Nadie mejor que el propio artista para explicar su proceso creativo.

Armando Ruiz tomaba un modelo real, pero no lo representaba como una copia exacta. En sus retratos, Ruiz iba más allá de fa belleza sensorial y de la espiritual, el escultor captaba la belleza esencial, la oculta, diferente en cada caso, en cada niño, hombre o mujer que retrataba.

Su otra línea de trabajo, tan significativa como el retrato fue el desnudo femenino. Si 100 retratos responden a identidades concretas, las figuras son más bien arquetipos formales destinados a representar las inquietudes metafísicas y las preferencias estéticas del autor.

Los cuerpos femeninos de Armando Ruiz están siempre al servicio de emociones o ideas universales y de fenómenos o manifestaciones de la naturaleza; a veces representan, la tierra, el mar, el horizonte, la brisa, el infinito.

Aunque Armando Ruiz domina la anatomía humana, las proporciones de los cuerpos que esculpe responden más a las necesidades propias de la composición y la estructura interna de la obra que a cualquier convencionalismo previo o canon establecido de belleza; igual sucede con los grupos formados por dos a más cuerpos desnudos.

En una ocasión, un crítico dijo al contemplar sus figuras de desnudos: "Armando Ruiz tiene predilección por el desnudo, cuya técnica domina tan maravillosamente que sus obras cobran vida y movimiento el salir de sus manos".

Comentarios