La depresión, una enfermedad que hace estragos en la mujer

Por cada seis mujeres con depresión sólo hay un hombre que padece esta enfermedad. Cifras escalofriantes en las que intervienen múltiples factores, sobre todo socioculturales, en los que el rol de la mujer siempre ha sido, a lo largo de la historia, de sumisión y dependencia.

La depresión es definida por los expertos como una alteración del estado de ánimo, cuyo síntoma central es la tristeza patológica. Una tristeza muy intensa y prolongada en el tiempo y que interfiere en la vida cotidiana. Una enfermedad que afecta en mayor medida a un mayor número de mujeres que de hombres, según ha explicado Lola Campo, psicóloga del IAM y del Centro de Servicios e Información para la Mujer. Una enfermedad en la que se ven implicados factores hereditarios, hormonales y sobre todo socioculturales. Campo destacaba el rol de la mujer a lo largo de toda la historia, ?un rol de sumisión, de dependencia, en el que la mujer tiende a depositar la fuente de la autoestima en factores externos a una misma y que condicionan las cifras?.

La psicóloga del IAM diferencia entre dos tipos de depresión. ?Por un lado, la depresión hereditaria o profunda, más grave; y la depresión reactiva, la más frecuente en la mujer y de la que proviene el 80 % de las depresiones totales, en la que la mujer es la más afectada?.

Una enfermedad a veces difícil de detectar y, en muchas ocasiones, difícil de asumir. Campo hace alusión a las depresiones muy graves en las que el paciente no es consciente de que padece esta enfermedad, ?aparecen ideas de suicidio, pensamiento muy pesimista sobre el futuro donde uno todo lo ve negro, sin plantearse que esto es consecuencia de una depresión. Ante estos casos, es muy importante el papel que desempeña la familia, que debe estar muy atenta?.

?El síntoma central de cualquier depresión es la tristeza patológica y profunda. Síntomas afectivos y emocionales en los que aparece la tristeza injustificada, la ansiedad o la irritabilidad?. Otros síntomas que aparecen son, según explicaba Campo, ?l desarrollo de una conducta muy inhibida, aislamiento social, tendencia al llanto, problemas de concentración, ideas pesimistas, baja autoestima, etc. Muchas veces, -continúa-, la depresión va acompañada de síntomas físicos, los más predominantes y que van a poner en alerta al paciente y a la familia?.

El tratamiento varía según la patología del paciente y su evolución. Lola Campo recomienda acudir siempre a un profesional de salud mental y no automedicarse. ?Cuando son depresiones muy graves el tratamiento es farmacológico, aunque también se recomienda la psicoterapia de grupo, familiar, etc. dependiendo de cada paciente. Así mismo, es importante tratar de recuperar sus hábitos normales, las relaciones sociales adecuadas, de apoyo, además de informar al paciente y a la familia para entender la enfermedad y saber llevar el tratamiento?.

Comentarios