Cartas al director: Así seguro que nunca se regarán los Monegros. No al cementerio nuclear

Manuel Conte, presidente de la comarca de los Monegros

La baja densidad demográfica y el menor nivel de desarrollo económico son dos condiciones importantes para decidir ubicar un cementerio nuclear en una zona u otra. De nuevo esta amenaza planea sobre nuestras cabezas, según denuncia Ecologistas en Acción. A Los Monegros nos han comprado muchos boletos para que nos toque. Y digo nos han comprado porque la baja densidad demográfica y los obstáculos en el desarrollo económico no los hemos buscado nosotros. Aparte de las dificultades que imponen las características físicas del territorio, que a la vez le confieren unicidad en su paisaje, hay otras que nos han venido impuestas.

Nos ha venido impuesto el no poder regar. Las diferencias en la densidad de población entre municipios que riegan y los que no son los suficientemente elocuentes. Entre los primeros, los índices rondan en torno a los 14 h/km2; mientras que, entre los segundos, están en torno a los 3 h/km2. La ubicación en Los Monegros de un cementerio nuclear significa matar las esperanzas de un siglo; significa renunciar definitivamente a ver cumplido un plan de regadíos iniciado en 1915 y nunca finalizado; aunque muchas veces prometido.

En Los Monegros no lo vamos a consentir. Yo formulo una pregunta al gobierno de Aznar: ¿quién puede soportar que le prohiban utilizar el agua que pasa a escasos metros de sus campos para llevarla a 800 kms. y que esa misma aridez, provocada, sea la causa de la llegada de un cementerio nuclear? Un plan orquestado para hipotecar el desarrollo monegrino para siempre no sería tan siniestro. ¿Es esta una de las razonas por las que no podemos regar por encima de la cota 400? Eso deja dos terceras partes de Los Monegros sin regar. Nosotros no queremos un cementerio, queremos vida; eso venimos reivindicando para esta tierra: agua, desarrollo. Por eso nos esforzamos en potenciar el turismo, desarrollar la ganadería porcina, implantar otro tipo de cultivos en nuestros campos para hacerlos más productivos, siempre que tengamos agua claro, implantar nuevas tecnologías y servicios, etc.

Según fuentes oficiosas, Los Monegros suenan mucho como posible ubicación, entre otras zonas con las que comparte tan macabro honor. No obstante, hay algo que parece que se ha pasado por alto: cuando se habla de los Monegros zaragozanos, estamos hablando de un territorio situado a veinte kilómetros de Zaragoza, distancia irrisoria cuando se trata de efectos nucleares o contaminación de acuíferos. En Los Monegros nos oponemos a esta agresión; creo que los zaragozanos también tienen algo que decir al respecto.

Con estas palabras quiero hacer una llamada a la movilización. En Monegros nunca nos han regalado nada; estamos acostumbrados a luchar, a reivindicar, como ya hicimos con el canal, a pesar de las trabas. Que nadie piense que nos vamos a quedar de brazos cruzados. Cementerio nuclear en Monegros, NO. No lo vamos a consentir.

Comentarios