Rechazada la mejora del tramo pirenaico de la N-230

20021026carretera.jpg

El Ministerio de Fomento no prevé acometer en los próximos meses las labores de mejora y adecuación del tramo de la carretera N-230 que discurre entre las localidades pirenaicas de Aren y Pont de Suert a causa de las afecciones medioambientales que originarían.

Así se pone de manifiesto en una respuesta del Ejecutivo a la pregunta parlamentaria formulada por el diputado de CHA en el Congreso José Antonio Labordeta respecto a los plazos previstos desde Fomento para ejecutar las obras de adecuación del tramo pirenaico de la N-260.

En su contestación, la Administración central argumenta que la Dirección de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente rechazó otorgar una declaración de impacto favorable al proyecto y recomendó la elaboración de un estudio informativo previo en tomo al proyecto para minimizar las afecciones causadas.

Asimismo Labordeta critica la "falta de voluntad política" del Ejecutivo en acometer los trabajos de mejora del tramo afectado y tacha de "excusas" los problemas medio ambientales esgrimidos para suspender el proyecto provisionalmente. Añade que las fuertes pendientes existentes en el tramo y la presencia de numerosas curvas cerradas en su itinerario han convertido la zona en un punto negro viario para el intenso tráfico pesado y turístico que lo recorre.

Para Labordeta, "si no se actúa previamente en la mejora de la N-230, el ambicioso proyecto de desdoblamiento del túnel de Viella puede agravar la situación actual y desembocar en un autentico caos al originar un cuello de botella".

El diputado se muestra ?sorprendido? pro la decisión del Gobierno central de paralizar el proyecto de mejora del tramo pirenaico de la N-230 y de impulsar al mismo tiempo la transformación del eje en una autovía que, según afirma, suscita el rechazo de los municipios ubicados en su recorrido a causa de su ?efecto desvertebrador?.

Comentarios