La CAI alcanza un incremento interanual del volumen total de negocio del 22%

Caja Inmaculada, a 30 de septiembre de 2002, administraba un volumen total de negocio de 10.665 millones de euros, con un incremento interanual de 1.921 millones de euro, un 22% en términos porcentuales. Así lo ha afirmado el director general de la entidad, Luis Calvera, antes de la celebración de la Asamblea General de la CAI, acompañado por el presidente del Consejo de Administración, Fernando Gil.

Aragón Press. La CAI continúa así ganando cuota de mercado, incrementando en 1,52 puntos en créditos y en 1,3 puntos en acreedores. En los últimos doce meses ha captado el 32% del aumento en los créditos y el 27% del incremento en los acreedores del sector privado en Aragón. Asimismo, Calvera ha señalado que la ratio de morosidad del crédito se situó en el 0,45% y la cobertura de los riesgos dudosos en el 414,77%, es decir, los fondos cubren en más de cuatro veces la cifra de dudosos.

En cuanto a ahorro financiero Calvera ha destacado que se ha observado este año una gran tendencia por parte de las familias a invertir más que ahorrar en cualquier producto, donde fundamentalmente destaca la desviación del ahorro a temas de vivienda. Este desfase ?entre las inversiones crediticias y el ahorro financiero ha hecho reducir la liquidez tradicional con la que nosotros veníamos operando?.

Un aspecto destacado por el director general de CAI es el espectacular aumento del precio de la vivienda durante los últimos años, sector especialmente relevante para las entidades financieras. ?Este aumento ha sido posible en una coyuntura de bajos tipos de interés y plazos de financiación cada vez más amplios?, ha señalado Calvera, al tiempo que ha añadido que el esfuerzo de las familias aragonesas en la compra de vivienda ha ido aumentando desde 1998 hasta alcanzar, según las estimaciones del Servicio de Estudios CAI, el 27,8 del salario familiar en el 2002.

El mencionado boom inmobiliario ha supuesto también un importante incremento en el patrimonio de las familias. No obstante, la escalada de precios podría estar frenándose por la menor intensidad de la demanda y la pérdida de vigor de los factores que la han impulsado, lo que desencadenaría una serie de efectos en el sector que deben ser analizados y seguidos muy de cerca por la entidades financieras, con una importante exposición en forma de financiación crediticia.

En inversiones crediticias la CAI ha crecido en un 30,48% sobre la cifra del año anterior. Si se refieren a los nueve primeros meses de este año, Caja Inmaculada ha formalizado casi un 25% más de volumen de importe que en la misma fecha del 2001, del que en préstamos corresponde un 33% más y en descuento comercial un 12,69. Son dos factores distintos, ya que uno corresponde a préstamos a particulares y negocios y actividades vinculadas con la construcción de viviendas y obra civil, y el otro es la actividad comercial de las empresas.

OBRA SOCIAL

El director general de la CAI ha destacado los 653.000 euros destinados a microocréditos en programas de economía social, donde la Caja cuenta ya con la participación de 11 entes colaboradores. También ha hecho hincapié en las actuaciones que la entidad ha hecho encaminadas a favorecer actividades de obra social y cultural. Este es el caso de programas de medio ambiente, o actividades relacionadas con la formación de Disminuidos Físicos de Aragón (DFA).

Pero si algo destaca en la actividad de este año es la aportación que la CAI ha llevado a cabo, con su patrocinio, a los principales clubes aragoneses de baloncesto como el de Basket CAI Zaragoza y Peñas CAI Huesca respectivamente.

Comentarios