La clave esta en la gente

Luis Laiglesia

Me pregunto estos días: ¿qué tiene la provincia de Huesca para que los acontecimientos culturales arrojen tan buenos resultados?

El Altoaragón ha contado desde hace décadas con eventos de la talla del Festival de Cine de Huesca, o incluso el Folclórico de los Pirineos, evento que vino a dignificar los no tan merecedores de elogio festivales de los coros y danzas del antiguo régimen.

Me decía Jordi Turtos, el director artístico del Mercado de la Música de Vic, y un asiduo de los festivales de Huesca, que lo de esta provincia solo tiene una explicación; existe un conjunto de personas que llevan a cabo los proyectos con una ilusión sin límites y terminan llegando, además, a todo el público. Me nombraba a Luis Lles, Luis Calvo, Juanjo Javierre, Javier Brun...pero comienzo pensar que tenía razón, porque si a esos nombres añadimos los de Eusebio Casillas, Ignacio Munuera, Manolo Bara, José María Escriche...quizá hayamos dado en la clave del porqué algunas apuestas culturales de la provincia han terminado funcionando. Y a lo mejor es que la materia prima de partida no es tan mala, no somos tan provincianos como decimos de nosotros mismos.

Esta semana pasada se ha celebrado en Huesca el Festival Periferias con un éxito sin discusión, lo que ha venido a acallar las voces del inmovilismo que siempre aparecen cada vez que algo nuevo se inventa, y entre las que no me incluyo de ninguna forma. Vaya desde aquí mi felicitación a la organización del festival, porque ha sabido confeccionar, con una bajo presupuesto, una programación de las grandes y con ímprobo esfuerzo personal suplir las carencias producidas por la espantada a última hora de la empresa que debería haber llevado a cabo la producción del evento.

Jordi Turtos tenía razón, la calve está en la gente.

Comentarios