Aragón en el corazón

Nuria Garcés

Son cifras bien tristes. Nos cuentan que el 23% de los aragoneses viven fuera de la comunidad autónoma. Se fueron. Son muchos. Muchos talentos perdidos, muchos brazos para trabajar, muchas ilusiones fugadas... Uno de cada cuatro no está ya aquí en Aragón.

Este fin de semana se celebra un congreso de Casas de Aragón. Cincuenta y siete casas que no sólo se encuentran en España, sino también en un buen número de países. Vuelven a casa unas 300 personas, que representarán a más de 250.000 aragoneses que no están, pero que en muchos casos no se olvidan de esta tierra.

Fueron muchos los motivos que les llevaron a marcharse. En algunos casos, se fueron por amor, por afán de buscar nuevos horizontes, buscando nuevas experiencias... En otros, les obligó la necesidad: se prepararon para un trabajo, estudiaron para algo que nunca llegó aquí, pero que sí encontraron fuera. Otros muchos se fueron a Cataluña cuando en su pueblo construyeron un pantano, con las cuatro ?perras? que les dieron por la expropiación.

Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid han sido los lugares que más aragoneses emigrados han acogido. Hoy en día, sólo hay que ver la riqueza y desarrollo de estas tres zonas y, en relación, como quedó Aragón, cómo sigue hoy.

Pero fuera de casa, echan esto de menos y se buscan. Y se encuentran, se organizan, se divierten. En las Casas de Aragón distribuidas por todo el mundo, no sólo se escuchan jotas. Allí hay auténticas ilusiones, iniciativas, y se vive la cultura, la música, la gastronomía o el arte. Allí, todo aragonés que va, se encuentra como en casa. Que no es poco, estando tan lejos.

Comentarios