La mitad de los alumnos de enseñanza privada recibe clases “ilegales”

20021018academias privadas.jpg

La Asociación Oscense de Academias Privadas ha realizado un estudio sobre la economía sumergida en el sector de la enseñanza no reglada en la provincia de Huesca. De él se desprende que cerca del 50% de los alumnos de primaria y secundaria que reciben enseñanza de este tipo lo hacen de profesores no establecidos legalmente, lo que supone unas pérdidas anuales de 260.000 euros.

El presidente de la Asociación Oscense de Academias Privadas, Miguel Lucas, demanda a la Administración que tome las medidas oportunas para terminar con estas prácticas ya que todos los que participan en la actividad deben cumplir las mismas reglas.

Las academias privadas, 45 en la provincia de Huesca, se han cansado de intentar detener, por sus propios medios, el intrusismo que esta profesión soporta por lo que han optado por la publicación de un estudio sobre las pérdidas que para el sector supone la existencia de profesores cuyos ingresos provienen de dar clases que no declaran.

Este estudio ha sido realizado por la Universidad de Zaragoza, a través de la Escuela Universitaria de Huesca en aquellas poblaciones en las que, por su nivel de habitantes, cuentan con estos servicios. De él se desprende que la situación es similar tanto en toda la provincia como en otras comunidades españolas. La información se ha recabado a partir de 1.000 encuestas a estudiantes universitarios, padres de alumnos no universitarios y profesores particulares.

La Asociación Oscense de Academias Privadas cree que uno de los problemas es que ésta no es una práctica mal vista, por lo que la permisividad social e institucional es total. En cuanto al precio, el estudio no lo baraja como una variable que determine que el cliente se decante por estos profesores ?ilegales? aunque sí el hecho de que las clases se impartan de forma individualizada o que trabaje como ?un servicio de guardería?.

Lucas asegura que no están en contra de las clases particulares sustentadas en una relación personal sino en aquellas que viven de dar clases o que obtienen gran parte de sus ingresos de esta actividad.

Comentarios