Un año del Obispo Omella al frente de tres Diócesis del Altoaragón

20021019obispos.jpg

Este viernes se cumplía un año desde la muerte de José María Conget, obispo emérito de Jaca. El día 22 es también el primer aniversario del fallecimiento del obispo oscense Javier Osés. Desde hace poco más de un año, Juan José Omella, obispo de Barbastro, se encuentra al frente de las tres diócesis altoaragonesas. Mientras se espera dos sustitutos, la Iglesia oscense se encuentra en pleno proceso de cambio.

ANIVERSARIO DE JAVIER OSÉS El próximo martes, 22 de octubre, se cumplirá un año del fallecimiento de quien fuera obispo de Huesca, Javier Osés, en la clínica universitaria de Pamplona, tras una larga enfermedad.

La Iglesia Catedral acogerá este domingo, a las 6 de la tarde, una eucaristía y sufragio por Don Javier. La eucaristía será concelebrada y presidida por el administrador apostólico de la diócesis de Huesca, Juan José Omella.

Precisamente, la diócesis invita a sacerdotes, religiosos y seglares a participar en esta celebración.

La tumba de Javier Osés, en la Capilla del Pueblo, es continuamente visitada por los fieles oscenses, que siguen demostrando el gran cariño del que se hizo acreedor quien, durante treinta y dos años fue Obispo de Huesca.

La muerte de Osés ha abierto también una profunda remodelación de la Iglesia en Huesca. En estos momentos existe una reestructuración de parroquias, para intentar distribuir los pocos sacerdotes existentes. Además, en este plan se intenta poner en marcha las denominadas ?unidades parroquiales?, en las que se implica directamente en la vida de las comunidades cristianas a los seglares.

ANIVERSARIO DE CONGET

El 18 de octubre de 2001 fallecía en Pamplona el obispo emérito de Jaca, José María Conget. Nacido en Tauste, Conget estaba al frente de la Diócesis Jacetania desde el año 1990, después de haber desempeñado la mayor parte de su trabajo pastoral en Navarra. Con su pérdida, la Diócesis de Jaca cambiaba a su cabeza por un Administrador apostólico, Juan José Omella, obispo de Barbastro. Desde entonces, y mientras se espera la llegada de un nuevo obispo, la diócesis sigue trabajando y evolucionando. La edad avanzada de los sacerdotes, la distancia de las diferentes parroquias, con muy pocos habitantes, son los principales problemas a los que debe hacer frente. Además, Jaca tiene un importante patrimonio eclesial, con multitud de pequeños templos muy antiguos, muchos de ellos en mal estado de conservación.

Comentarios