San Viator celebra su 75 aniversario recordando el pasado, pero con la mirada puesta en la nueva sociedad

20021019viatores.jpg

El 15 de octubre de 1926, cinco viatores iniciaron su tarea en Huesca, al frente de 44 alumnos. El colegio San Viator ha venido celebrando, durante todo este año, el 75 aniversario de la llegada a Huesca de esta comunidad educativa religiosa. El primer centro que se abrió estaba situado en el Palacio Villahermosa. Desde entonces, miles de alumnos han estudiado bajo la filosofía de esta congregación, que ha ocupado tres sedes en Huesca, comentaba el Director del Centro, Rafael Gállego.

En estos 75 años han sido muchas las cosas que han cambiado, señala Rafael Gállego, no solo las sedes del colegio, también el ideario del mismo. Este sigue siendo cristiano, pero los cambios políticos también se han dejado notar en el día a día, con un espíritu más democrático y aragonés. No en vano la semana cultural aragonesa de los viatores es la más antigua de la Comunidad Autónoma.

Por otra parte la inmigración también ha llegado a San Viator, e incluso alumnos de otras religiones se dejan ver en sus clases.

Hace exactamente un año, comenzaron los festejos de celebración del aniversario. Para entonces, se enviaron más de cuatro mil cartas a ex alumnos, profesores y viatores, invitándoles a participar en las distintas celebraciones. Más de ochocientos dieron una respuesta afirmativa. El 20 de octubre de 2001, todos ellos se reunieron, en una jornada marcada por la emoción del reencuentro de los participantes. En esos días, se entronizó en el colegio el busto del padre Querbes, que desde 1967 había permanecido en el Estadio, donde se construye ahora una urbanización. En este año ha habido también exposiciones, creación de un matasellos conmemorativo o charlas y conferencias.

Comentarios