La Comunidad Autónoma en contra de la Ley del Vino del Gobierno Central

20021020viña.jpg

A Aragón no le gusta el articulado que contempla el anteproyecto de Ley de la Viña y del Vino para su tramitación parlamentaria, tras haber recibido el dictamen favorable del Consejo de Estado. Según el Gobierno Central la nueva Ley persigue reforzar la protección del origen y calidad de los vinos y establece un régimen sancionador.

Sin embargo el Gobierno de Aragón no ve tan claras las cosas. El Consejero de Agricultura ha dejado claro que la ley que propone Madrid lesiona los intereses aragoneses y ningunea a los Consejos de Denominación de Origen, unos organismos que pierden competencias, cuando han sido los garantes, ha dicho Gonzalo Arguilé, de la calidad de los caldos españoles, lo que ha permitido que hoy figuren entre los mejor valorados del mundo.

El Presidente de la Denominación de Origen de Vinos de Somontano, Mariano Beroz, señalaba que la nueva ley no contempla todas las reivindicaciones altoaragonesas, pero tampoco se puede estar por más tiempo sin un marco jurídico determinado, ya que la anterior ley data de 1970.

Ahora el anteproyecto entra en el Congreso para ser debatido. En este proceso el Gobierno de Aragón, espera que sea mejorada, especialmente para que el sector sea quién siga teniendo las riendas de la política vitivinícola.

La Ley del gobierno considera al vino un alimento natural y lo divide en cuatro categorías según su calidad: vino de mesa con derecho al uso de menciones geográficas, vino de calidad con denominación geográfica, vino con denominación de origen, califica o no, y vino de pago con su correspondiente órgano de gestión.

España es el cuarto productor mundial de vino con un 15% de la cuota de mercado, con más de 40 millones de hectolitros al año, pero se enfrenta a un descenso del consumo interior del 33%, por lo que deberá mirar a la exportación como una vía de salida futura. Precisamente uno de los objetivos de la nueva Ley es promover el consumo interno.

Comentarios