Las pequeñas ciudades han frenado la emigración de Aragón

20021026sabinianigo.jpg

La emigración no ha afectado por igual a todas las comarcas aragonesas, algunas como el Alto Gállego o Cinca Medio apenas han sufrido una disminución de su población por este fenómeno. En el primero de los casos solo 2.000 de sus habitantes viven fuera de Aragón por 12.000 que permanecieron en la zona. En el caso del Cinca Medio 21.500 mediocinqueños viven hoy en esta comarca, mientras que 4.000 lo hacen fuera de Aragón.

En uno y otro caso la existencia de focos industriales como Sabiñánigo y Monzón han permitido que la población se asentara, pero no es suficiente con eso, ha señalado José Antonio Castillón, el Presidente de la comarca del Cinca Medio. En esta delimitación comarcal altoaragonesa la existencia de poblaciones de alrededor de mil habitantes como Albalate y Alcolea de Cinca, Fonz y Binaced ha contribuido a asentar la población, aunque haya sido a costa de otras poblaciones más pequeñas.

En la cruz de la moneda encontramos las Comarcas de la provincia de Teruel con realidades que ponen de manifiesto lo duro de los años del desarrollismo del antiguo régimen, una política que diezmó la población de zonas como el Maestrazgo o Gudar-Javalambre. Hay casi el doble de aragoneses nacidos en esas zonas que viven fuera de Aragón que los que permanecen en la Comunidad.

Pero los tiempos han cambiado, señala Javier Oquendo, de la Asociación de Empresarios del Maestrazgo. Esta zona ya no pierde población y las iniciativas turísticas están reactivando la comarca, a la que vuelven ahora los que en su día se vieron obligados a marchar para pasar su últimos días.

En todas las comarcas aragonesas ha habido pérdida de población, a causa de la inmigración, incluyendo las tres de las capitales aragonesas. La de Zaragoza tiene al 10% de sus nacidos viviendo fuera de Aragón, la de Teruel al 58,8% y la de la Hoya de Huesca al 26,3% con 15.600 oscenses que un día tuvieron que partir en busca de una vida mejor.

Comentarios