La universidad de Zaragoza aprueba la creación del instituto universitario de Nanocencia en Aragón

Aunque falta el visto bueno del Consejo Social, órgano por el que todavía tiene que pasar el proyecto, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza ha aprobado hoy la creación del Instituto Universitario de Investigación en Nanocencia de Aragón (INA), nacido de la demanda de un grupo de investigadores que vienen desarrollando proyectos en esta materia. También se desconoce por el momento su ubicación, dado que falta la aprobación de financiación por parte de Fondos Estructurales europeos y el Gobierno de Aragón para las instalaciones y equipamiento. No obstante, el rector de la Universidad, Felipe Pétriz, ha manifestado la intención de instalar el instituto en un edificio modular en el campus del Actur.

Espintrónica, nanoestructuras magnéticas, matrices nanométricas y nanobioingeniería y aplicaciones biomédicas son las cuatro líneas prioritarias que se proponen desarrollar en el INA. En definitiva, se trata de desarrollar investigaciones para reducir las cosas gracias a la capacidad de manejar la materia átomo a átomo. ?Se habla incluso de llegar a tener un laboratorio entero en un chip?, ha explicado el investigador Jesús Santamaría. En el campo de la espintrónica se tratará de utilizar no sólo las propiedades de la carga del electrón sino las propiedades magnéticas del mismo. Estas investigaciones constituirán la base de las futuras memorias RAM no volátiles de los ordenadores. También la investigación en el campo de matrices nanométricas puede llegar a resultados muy importantes en relación con el desarrollo de sensores electroquímicos de gran selectividad mediante filtros moleculares de aplicación en la industria química y en medicina para la separación celular. Respecto al apartado de nanobioingeniería y aplicaciones biomédicas, el investigador Ricardo Ibarra ha señalado a Aragón Press, que es un campo indispensable para el desarrollo de ?biochip? que permita detectar alteraciones genéticas. ?Las aplicaciones biomédicas se extienden desde el interés de la cirugía mínimamente invasiva, necesitada cada vez más de sensores y actuadores a nivel micro y submicrométrico hasta vehiculización de nuevos fármacos y medios de contraste para exploración y diagnóstico?, ha precisado. La creación del INA, según Ibarra, ?permitirá también estar en una situación privilegiada de conseguir financiación en programas tanto a nivel nacional como internacional?, así como tener una posición de más liderazgo en el contexto científico-técnico futuro. ?Tenemos la suerte inmensa de haber sido ágiles y reaccionar para crear un instrumento, que es este instituto, que va a permitir subirnos a ese tren que está saliendo ahora y por una vez no lo vamos a ver pasar sino que vamos a estar en él?, ha concluido Santamaría.

Comentarios