Cartas al director: Basuras

Antonio Campelo

Coordinador Comarcal de Izquierda Unida

Las nuevas normativas de la Unión Europea respecto al tratamiento de los residuos urbanos han traído consigo la centralización en unos pocos vertederos de lo que hasta ahora se dispersaba en cientos de pequeños vertederos, algunos de ellos ilegales. Para su gestión se han creado unos organismos públicos denominados Consorcios. La ciudad de Huesca está integrada en el Consorcio de la Agrupación 1 y es este Consorcio el que, basándose en un estudio realizado por FCC (qué casualidad), ha decidido la privatización del servicio de recogida.

La privatización del Servicio de Basuras está generando una importante polémica ciudadana. La postura de Izquierda Unida en el tema de las privatizaciones es por todo el mundo conocida: creemos en el servicio público como el mejor de los servicios y siempre hemos apostado por la mejora de lo público desde lo público, nunca con su privatización, o como ahora se dice, con la externalización de los mismos.

El argumento de quienes están a favor de las privatizaciones siempre es el mismo: se consigue una mejora del servicio con unos costes más económicos para la Administración. Esta argumentación es falaz y el tiempo está dando la razón a quienes hemos mantenido desde siempre una posición combativa en contra. Los ejemplos los tenemos en cualquier parte, desde la brutal huelga de recogida de basuras que recientemente conocimos en Málaga, hasta ejemplos más cercanos incluso en nuestro propio Ayuntamiento.

El agua, en Huesca, ya estuvo privatizada y tuvo que volver a gestión directa para mejorar su servicio. El Servicio de Atención Domiciliaria -que desde que se buscó la rentabilidad económica ha empeorado el servicio y rebajó los salarios de las trabajadoras hasta extremos insospechados- llevó a que cada año el Ayuntamiento pague más, y hoy, en algunos casos, los usuarios y usuarias pagan menos buscando la asistencia domiciliaria fuera del servicio prestado por el Ayuntamiento, con el agravante que es un servicio en el que existe una importante conflictividad laboral. Los recientes problemas que vivimos en algunos servicios que se prestan desde el Patronato Municipal de Deportes? o ejemplos como el del Ayuntamiento de Zaragoza con el tema del agua, en el que el PP se tuvo que echar atrás.

La propuesta de Izquierda Unida es que el Consorcio, independientemente del modelo que elija para la gestión (nosotros apostamos por la gestión directa), contrate con el Ayuntamiento de Huesca la recogida en la ciudad por parte del actual servicio Municipal. Esto, en contra de lo que quieren hacer creer a la ciudadanía, no es nada imposible y se recoge en los estatutos del Consorcio.

En este momento la pelota está en el tejado del PSOE. En el Ayuntamiento de Huesca hay una mayoría para impedir la privatización: PSOE, IU y CHA. Entendemos la posición del PAR, ya que su ideario (al igual que el PP) es claramente privatizador, pero no la actitud del PSOE que según esté en gobierno o en oposición es favorable o contrario a las privatizaciones, subvenciones a la enseñanza privada etc.

Comentarios