Barbastro celebró la vendimia con la fiesta de la "Rematadura"

20021026vendimia.jpg

Este fin de semana la Ciudad del Vero se vestía de largo para celebrar la fiesta de la vendimia, este año con más motivos que nunca porque las inclemencias del tiempo hacían esperar una cosecha no demasiado buena y sin embargo no ha sido así; se han alcanzado las cotas de producción del año pasado, superando de largo todas las previsiones.

La fiesta de la ?Rematadura?, que este año cumple su segunda edición, está organizada por la Bodega Cooperativa del Somontano, la cooperativa más antigua de esta zona vitivinícola. La historia de la sociedad comienza en los años sesenta, cuando varias familias de agricultores deciden aunar esfuerzos para hacer frente a la dura competencia y a las dificultades de comercialización de sus caldos. Alberto Lacoma es el actual presidente de este grupo, y recuerda ahora, después de más de cuarenta años de historia, los inicios de la Cooperativa del Somontano: ?entonces la zona contaba con pequeños productores que producían, elaboraban y comercialozaban sus propios vinos. Siempre actuaban con la incertidumbre de saber si el producto final, que con tanto esfuerzo habían conseguido, se vendería o no, no tenían clientes fijos y si los tenían la venta no estaba en todo caso nunca asegurada, así que por suerte decidieron coordinar sus esfuerzos en una cooperativa, en la que han depositado toda su ilusión y su buen hacer y que hoy en día es la más importante de la zona y un ejemplo a seguir por muchas otras?.

Y es que la manera de trabajar de la Bodega Cooperativa es realmente singular. Está profesionalizada como pocas otras en el territorio español. El esfuerzo de comercialización y de control de la calidad de los caldos y de la uva es muy grande, y los socios producen de acuerdo con estas normas de calidad, por encima de todo. Desde hace muchos años han hecho suya la máxima de ?calidad mejor que cantidad?, una idea que han ido haciendo suya con el tiempo: ?recuerdo que los primeros años de funcionamiento de Bodegas Pirineos los productores se dedicaban a llenar los almacenes de kilos y kilos de uva, pensando que cuanto más mejor, como hacían antes de estar asociados. Con el paso de los años estamos viendo que el beneficio viene realmente de la mano de la calidad y del prestigio que hoy en día tienen nuestros vinos, y a eso dedican su esfuerzo todos nuestros asociados?.

Lacoma considera que en este salto cualitativo ha tenido mucho que ver la labor ?de un Consejo Regulador muy capaz, que sabe lo que hace, que ha lanzado al vino del Somontano a lo más alto del panorama español, y que ha aprovechado campañas de publicidad muy ingeniosas para dar a conocer este vino por todo lo ancho del territorio nacional?.

La aparición de Bodega Pirineos supone un hito importante en la historia de esta zona vitivinícola. Su nacimiento se sitúa en la década de los setenta, y aparece íntimamante ralacionado con la crisis del sector, que se vivió en toda la península pero también de manera especail en esta zona: ?las familias productoras estaban muy asustadas, pensaban que de un momento a otro lo iban a perder todo, no sabías qué hacer. Solo tenían dos opciones: o vender todo lo que tenían o probar nuevas fórmulas. Esto segundo fue, evidentemente, lo que decidieron, y no se equivocaron?. Así pues se decide formar una sociedad, con participación importante en el accionariado de la empresa. En esta aventura colaboran también el Gobierno de Aragón y otras bodegas del Somontano, como Enate y Viñas del Vero. ?Resulta divertido pensar cómo tres empresas que son rivales entre comillas pueden participar en un proyecto común. Bueno son resultados de unas circunstancias concretas y hasta la fecha ha dado resultado, en su momento se vivió una crisis terrible y estas otras dos bodegas quisieron colaborar para que no se hundiera una cooperativa que veían también un poco como suya, pues fue el origen de todo, lo hicieron y ya está, y muy agradecidos de que lo hicieran?.

Cuarenta años después la Sociedad Cooperativa del Somontano se dedica exclusivamente a proveer de uva a Bodega Pirineos, que se encarga de las otras dos fases, elaboración de los vinos, embotellado y comercialización del producto final. Este año celebró por todo lo alto el buen fin de la cosecha, con una fiesta a la que asistieron diversas autoridades como el consejero de Industria, Arturo Aliaga, y personalidades de la Comarca del Somontano. Disfrutaron de una comida de hermandad y para terminar hubo actuaciones musicales y de entretenimiento para los niños.

Comentarios