El presente y futuro del aragonés, a debate en Barbastro

La Capital del Vero se inicia este año en el estudio y profundización del aragonés gracias a un proyecto de Escuela Navata, organizada por la Asociación Purnas en colaboración con el Ayuntamiento de Barbastro y el Ligallo de Fablans de L?Aragonés. Entre los actos del curso se preparan charlas como la que imparte Antón Collada, uno de los más prestigiosos escritores en fabla, que tratará de la situación actual de la lengua aragonesa.

Luis Aragüés es vicepresidente de la Asociación Purnas, y coordinador de la Escuela Navata. Considera que el habla aragonesa, o la fabla, o el aragonés, como se quiera llamar, ha sido denostado durante mucho tiempo en la comunidad autónoma, desde estancias políticas, económicas y también sociales, ciudadanas: ?hay un fenómeno que desgraciadamente ha sufrido Aragón desde hace tiempo: la despoblación. Los jóvenes, también familias enteras, han dejado progresivamente sus pueblos y han marchado a las cabeceras de provincia en busca de un futuro mejor. En las capitales de provincia el aragonés apenas se habla, además se consideraba pueblerino o algo así, algo provinciano, así que progresivamente lo iban dejando de lado hasta perderlo?.

Aragüés cree que también ha hecho mucho daño ?el baturrismo desproporcionado zaragozano?, que le ha dado a la lengua un sabor rancio asociado con algo que forma parte del pasado. Sin embargo el aragonés ha experimentado una reactivación en los últimos tiempos gracias al esfuerzo de asociaciones e instituciones como el Consello da Fabla Aragonesa, el Ligallo de Fablans de L?Aragonés, el Rolde de Estudios Altoaragoneses o la propia Asociación Purnas. La licha de todos ellos por conseguir un aragonés normalizado ha sido notable, y en opinión de Aragüés se ha conseguido por fin: ?era algo urgente reglamentar de alguna manera todas las modalidades de fabla que había por todo el territorio, las diferencias son enriquecedoras, pero también es necesario que una persona de Chistau (del Valle de Gistaín) se entendiera con uno del Bal d?o Benás (Benasque) hablando la misma lengua?.

Cuando empezó esta lucha entre comillas, ?éramos pocos, nos consideraban cuatro locos pesados?, pero hoy cada vez son más los defensores de mantener viva la lengua aragonesa, como una forma de mantener vivas también nuestras raíces. Todos los grupos trabajan en coordinación y esto empieza a dar sus frutos. En Monzón, donde los cursos de aragonés llevan funcionando ya unos años, cada vez el número de alumnos es mayor y se organizan actos culturales que llegan a cada vez más gente. En esta misma ciudad se celebra también una vez al año una Feria del Libro Aragonés, que tiene gran éxito entre el público.

De momento la Asociación Purnas se mantiene a la espera de respuesta por parte de los barbastrenses al curso (que tiene dos modalidades, de iniciación y perfeccionamiento), y al resto de actos que se organizarán. Luis Aragüas anima a los ciudadanos a que participen en todos ellos, puesto que ?la lengua es parte de nuestra cultura y no la podemos perder?.

Comentarios